domingo, 28 de febrero de 2016

RESEÑA - La Última Tentación de Cristo (The Last Temptation of the Christ) - 1988






Todos conocemos la historia de Jesús. Hijo de María y José, o más bien del Espíritu Santo, vino a la Tierra a salvar a los hombres de sus pecados, siendo utilizado como vehículo para ese propósito por el mismísimo Dios. Jesús: un ser amable, pura luz y bondad que quiere el bien para todos. Captaron la idea? Bien! Ahora olvídense de todo. Es una película de Martin Scorsese.

jueves, 25 de febrero de 2016

RESEÑA - La Gran Apuesta (The Big Short) - 2015








Cuatro tipos se dan cuenta que la economía inmobiliaria Norteamericana está por colapsar. En ella, está basada toda la economía del país del norte, así que todo el país corre peligro. Y qué pasa si la economía más grande del mundo está en peligro? Exacto! El mundo todo se puede venir abajo, lo que sucedió, y sigue sucediendo.

miércoles, 24 de febrero de 2016

RESEÑA - Brooklyn - 2015





Década del 50. Eilis (Saoirse Ronan) vive en Irlanda, pero su país no tiene nada para ofrecerle. Por eso, decide dejar su vida atrás, a su madre, amigas y hermana para embarcarse a Estados Unidos, más precisamente a Brooklyn. Al llegar, se enamora de Tony (Emory Cohen) un descendiente de italianos que adora a los Dodgers. Todo va viento en popa, cuando una desgracia dice presente y amenaza con destruir todo lo que construyó.



                                            (La vida en Irlanda pareciera no tener futuro para Eilis)

“Brooklyn” es una película nostálgica, no solo para los Norteamericanos con raíces Irlandesas, sino para el público en general. Es una película que juega con los sentimientos de todos, en particular con la nostalgia antes dicha; el sentirse perdido sin saber qué hacer, extrañando nuestra casa y a la familia. Todo esto nos lo transmite Ronan, en lo que es hasta ahora el papel de su vida. El desempeño de la actriz de solo 21 años es tan fantástico, que con solo ver su rostro podemos leer lo que le pasa, que está atravesando.



                                                 (Un nuevo comienzo; America la espera)

Dirigida por John Crowley (desconocido para mi) y con un guión adaptado de la novela homónima a cargo de Nick Hornby (“An Education”), “Brooklyn” es una de las mejores películas que el 2015 nos dejó. El peso de la cinta recae sobre los hombros de Ronan, pero cuenta con un elenco secundario espectacular a la altura, que en todo momento la ayuda a aguantar el peso de la historia.



                    (Un chico inesperado aparece)


El amor entre Eilis y Tony es simplemente…romántico. Y con simplemente no lo rebajo de nivel, sino que lo subo a otro escalón, despegado de las historias a las que estamos acostumbrados hoy en día. Desde que se conocen notamos unos chispazos interesantes, y el solo ver cómo le cambia la cara a Eilis en cada momento compartido, al igual que una sonrisa invade el rostro de Tony cada vez que la ve, es mágico. Es un indudable recuerdo a los grandes romances antiguos de la historia de Hollywood. Aunque por supuesto, siempre tiene que haber algo que ponga en peligro este tipo de relaciones cuasi utópicas. Pero para saber de eso está la película, yo no se los voy a contar.



                                       (Tendrá un futuro tan prometedor como imagina?)


“Brooklyn” es una película de época, pero no es una más. Tiene la época en su esencia. Que quiero decir con esto? Que todo está tan bien logrado que en ningún momento dudamos de que lo que estamos viendo pudo haber acontecido en la realidad. Desde la vestimenta clásica de ese entonces, pasando por los trajes de baño a la moda, las playas repletas de familias; las actitudes de unos a otros, la decoración, las casas. Todo ayuda a que nos creamos el cuento.



             (El contraste entre Irlanda y America es demasiado)


Pero cruzando el Atlántico tenemos Irlanda! Brooklyn es retratado como la tierra de la oportunidad (razón por la cual todo mundo emigra a E.E.U.U en general), donde todos pueden tener un futuro; pero pasando el agua tenemos algo así como la tierra de la perdición. Una atmosfera gris y húmeda con gente pálida y tan buena que exaspera. En lo que al contraste se refiere, la película lo logra de una forma espectacular.

A pesar de todo, no hay lugar como el hogar, y Eilis siente esa fuerza invisible que la invita a quedarse…en realidad, gracias a determinados factores. Sin embargo tiene una promesa en América; más que una promesa, algo legal; se le avecina una nueva vida, y no puede fallarle a su corazón.

Pero tranquilos y tranquilas! Todo se soluciona al final! Es una película!



                       (Es tal la magnitud de las imagenes, que parecen cuadros pintados a mano)


Tengo que remarcar el guión. Hornby, al igual que en “Enseñanza de Vida” crea algo simple pero magnífico, y la grandeza de sus palabras recae en su simpleza. Aportan realidad al asunto, y le aporta un poco de calidad de cuento de hadas, pero solo lo justo y necesario para no empalagar. Otro punto a resaltar podría ser la fotografía, la iluminación, todo el conjunto; los planos que abarcan grandes distancias parecen cuadros pintados por el mejor de los artistas, al punto que una toma de hectáreas de pastizales verdes llegue a verse como una obra de arte.

“Brooklyn” es candidata a las grandes categorías de los Oscars del próximo 28 de Febrero, y comparándola con las que he visto hasta ahora, sería una justa ganadora en la categoría de Mejor Película, al igual que Mejor Actriz…y por qué no Mejor Guion? Sin embargo, todos sabemos con qué suerte corren las películas que no están respaldadas por grandes estudios, o que no cuentan con nombres importantes en los créditos.


                                 (Eilis es toda una mujer Americana al regresar a su tierra natal)


Pero lo más importante es que genera algo con esa historia de amor que ya casi no se ve en las producciones actuales; trae recuerdos de las parejas icónicas del cine, y eso se agradece, porque además de ser un trabajo excelente, rinde tributo a las que vinieron antes con un respeto tremendo. Por lo que no dudo que en un futuro pueda llegar a ser comparada con estos clásicos.


           (Una escena digna de las grandes historias de amor a las que Hollywood nos acostumbró)


TÍTULO: Brooklyn
AÑO: 2015
GÉNERO: Drama - Romance
DIRECTOR: John Crowley
PROTAGONISTAS: Saoirse Ronan - Emory Cohen - Jim Broadbent - Fiona Glascott - Domhnall Gleeson

Recomendaciones

4 Meses, 3 Semanas y 2 Dias - 2007 - Cristian Mungiu
Duelo Silencioso - 1949 - Akira Kurosawa
El Quinteto de la Muerte - 1955 - Alexander Mackendrick
El Final del Tour - 2015 - James Ponsoldt

martes, 23 de febrero de 2016

RESEÑA - Puente de Espias (Bridge of Spies) - 2015






Durante la Guerra Fría, contratan al abogado James Donovan (Tom Hanks) para defender al recientemente capturado espía Ruso Rudolf Abel (Mark Rylance), en lo que concluyó en una negociación entre potencias, para el intercambio de un piloto Norteamericano caído en Rusia, y el propio Abel.

lunes, 22 de febrero de 2016

RESEÑA - La Habitacion (The Room) - 2015




Jack (Jacob Tremblay) y Ma (Brie Larson) están encerrados en una habitación de 3x3. Ma ha estado ahí por 7 años, y Jack 5, toda su vida; no conoce el mundo más allá de esas 4 paredes. Casi todas las noches los visita el Viejo Nick (Sean Bridges), y se encarga de violar a Ma; hasta que un día, cansada de todo y desesperada por darle una vida digna a su hijo, Ma idea un plan de escape, del cual Jack será la parte más importante. En ellos está el poder sobrevivir, el volver al mundo real, y escapar de esa habitación.

jueves, 18 de febrero de 2016

RESEÑA - Romeo y Julieta - 1968





No hay nadie en el mundo, a mi parecer, que jamás haya escuchado sobre Romeo y Julieta. La obra de Shakespeare es seguramente la historia de amor más grande de la literatura, y como toda obra que se mantiene en el tiempo, debe ser actualizada a los medios que el público consume. Fue llevada a la gran pantalla varias veces; la más reciente en 2013, y  la más conocida en 1996 con DiCaprio a la cabeza, entre otras. Pero hoy hablaré de adaptación dirigida por Franco Zeffirelli, estrenada en 1968: “Romeo y Julieta”.

martes, 16 de febrero de 2016

RESEÑA - Creed - 2015








TÍTULO: Creed
AÑO: 2015
GÉNERO: Drama - Deporte
DIRECTOR: Ryan Coogler
PROTAGONISTAS: Michael B. Jordan – Sylvester Stallone – Tessa Thompson – Phylicia Rashad – Tony Bellew



Allá por 1976, un desconocido Sylvester Stallone decidió escribir, pero al mismo tiempo protagonizar su película. Esa película era “Rocky”, sobre un boxeador de segunda, que trabaja como matón para la mafia y que de buenas a primeras se encuentra peleando contra el campeón del mundo en un cuadrilátero. Fue tal el éxito de la película (Mejor Película en los Oscar de 1977) que generó hasta 2006, 5 secuelas…cada una peor que la anterior. Sin embargo, en 2015 un tal Ryan Coogler (quien en 2013 nos deleitó con “Fruitvale Station”) se puso los pantalones y, detrás de cámaras, con su historia original, nos tapó la boca con “Creed”, sobre Donnie Johnson, el hijo “bastardo” de Apollo, eterno rival de nuestro Rocko.



             (Con su actuación, Jordan demuestra que es uno de los jovenes talentos a futuro)

Adonis Johnson
(Michael B. Jordan) quién se nos muestra como un niño sumamente problemático que pasa sus días en un orfanato de alta gama en algo que funciona como prólogo de la cinta, divide su tiempo entre trabajo de oficina y peleas en Tijuana. Decide abandonar su vida en la mansión que perteneció a su padre pero que le pertenece a él, para dedicarse al mundo de los puñetazos. Debido a esto, emprende viaje desde Los Angeles hacia Filadelfia, intentado conseguirse una carrera a base de mérito propio, en busca del único hombre que puede entrenarlo para ser un verdadero campeón; el retiradísimo Semental Italiano, Rocky Balboa (Sylvester Stallone). En el proceso, conoce a Bianca (Tessa Thompson) una cantante con deseo de estrellato, que se convertirá en su interés amoroso. Todo esto lo llevará a tener la oportunidad de pelear contra el campeón del mundo invicto, Ricky Conlan (Tony Bellew) en su Ingalterra natal.

                                   (el equipo Creed se apronta para la pelea por el titulo)

“Creed” es lo que todos los seguidores de la saga de “Rocky” estuvieron esperando por años; es finalmente, tras décadas de pasos dados en falso, la secuela que le hace honor a la historia que se creó alrededor del personaje. Coogler y Jordan (quienes habían trabajado juntos en “Fruitvale Station”) se toman su trabajo muy en serio, y por sobre todas las cosas, con respeto. Sin embargo, tienen el atrevimiento de apropiarse de la película…y de qué manera! “Creed” es entretenimiento del bueno, es pasión y gloria, es emoción y adrenalina con cada golpe; es una película con vida propia, que se abrirá paso hacia las grandes obras del cine, no solo deportivo, sino que en general.



                          (un Rocky entrado en edad no puede, o no quiere dejar el pasado atrás)


No puedo olvidarme del gran Stallone; este actor que ha tenido altibajos como pocos otros en su carrera (más bajos, que altos), pero que en “Creed” vuelve con toda la fuerza de uno de sus mejores ganchos. Como un Rocky ya entrado en edad, ofrece lo que es sin duda, la mejor actuación de su vida.
Al momento de verlo, no pude evitar acordarme de Al Pacino en “El Padrino Parte III”. Algunos coinciden que gran parte de la culpa de que la tercera parte de la saga no haya funcionado como las dos previas, es el hecho de ver a un Michael Corleone demacrado, rendido ante la vida, como arrepentido por su vida pasada, sin la fuerza que lo caracterizó en las entregas anteriores. Sin embargo con Rocky pasa todo lo contrario; no voy a decir que era esperable verlo de esa manera, pero al menos no tiene el mismo impacto que Pacino en su película, sino que es un vehículo más para empatizar con el personaje. Verlo sólo en su restaurant, visitando las tumbas de su esposa y su cuñado; el escucharlo hablar de su hijo nos parte el corazón. Pero es una actuación que sencillamente está a otro nivel, y tiene las más grandes chances de llevarse al Tío Oscar a casa en la próxima ceremonia.


           (No podemos evitar acordarnos de Stallone corriendo en la primera Rocky, al ver esta escena)


Dejemos de lado a Stallone por un tiempo. Volver a Filadelfia es algo impagable. El gimnasio de Mickey, las locaciones que vimos en la década de los 70’s, actualizadas por el nuevo siglo pero que mantienen su aura característica, generan una nostalgia incomparable.
La dirección de Coogler está a la altura, y más todavía. Con las secuencias del entrenamiento de Adonis somos testigos de la fuerza y la voluntad; las escenas entre este y Bianca dejan en claro una química espectacular, una relación que tendría mucho por explorar si es que hay futuras secuelas (ojalá las haya). Las peleas que inundan la película van aumentando en calidad y adrenalina hasta que llegamos al epítome de todas, la pelea final por el título mundial; un himno/homenaje a la pelea de Apollo y Rocky, con una edición bárbara, un suspenso de excelencia, y algo a lo que nunca se le da mucha importancia: un maquillaje de novela, simplemente espectacular.


                              (Adonis demuestra que la sangre Creed le corre por las venas)


“Creed”
tiene el espíritu deportivo inyectado hasta la entrañas. Es una película que no se cae en ningún round, que se mantiene invicta hasta el final y nos gana a todos con un knockout de otro mundo. Es una fiel continuación de Rocky y su legado (juguemos por un rato a que después de Rocky II se terminó la saga, si?), y tiene la particularidad y el honor de haber sido producida por el mismo equipo de personas que produjeron la original, como Irwin Winkler y el fallecido Robert Chartoff. Es sin duda una de las mejores producciones del año, y una película que, a medida que el tiempo pase y gane adeptos, va a ganar su lugar (merecido) en la historia del séptimo arte. Seguramente no sea la “Toro Salvaje” de Scorsese del Siglo XXI…seguramente NINGUNA película sea como la vida de Jake LaMotta, pero “Creed” tiene grandeza propia. Sino miren la toma final; es la definición de maestría.


                               (la histioria entre Adonis y Rocky los llevará por muchos desafíos)






                                        VALORACIÓN: 8.0/10


Tal vez te interese:

En Primera Plana (Spotlight) - 2015
Trumbo - 2015
Mad Max: Furia en el Camino - 2015
Wall-E - 2008El Final del Tour - 2015

lunes, 15 de febrero de 2016

RESEÑA - Trumbo - 2015







TÍTULO:
Trumbo
AÑO: 2015
GÉNERO: Drama - Biográfico
DIRECTOR: Jay Roach
PROTAGONISTAS: Bryan Cranston - Helen Mirren - Diane Lane - Michael Stuhlbarg - John Goodman





A fines de la década de los 40’s y comienzos de los 50´s, Estados Unidos tenía un miedo terrible ante la amenaza que significaba la Rusia comunista, lo que dio origen a la Guerra Fría; una guerra sin conflicto armado pero guerra en fin, que duraría hasta la década del 90. Estó dio lugar a una “caza de brujas” en la industria cinematográfica, con el objetivo de atrapar a todos aquellos sospechosos de actividades comunistas antipatrióticas. Entre los damnificados había actores que perdieron su trabajo, directores a los que se les impidió dirigir,  y guionistas que tenía prohibido escribir. Estos últimos fueron tal vez los más perjudicados por la prensa, y socialmente, llegando al punto de crearse un grupo para ellos, “Los 10 de Hollywood”, entre ellos, nuestro foco de atención, Dalton Trumbo.


Dalton Trumbo (Bryan Cranston) era uno de los guionistas más prolíferos de su generación. Comunista declarado, siempre la tuvo difícil en los platós y el distanciamiento entre pensamientos siempre estuvo marcado, incluso en las fiestas de estreno de películas, o las veces que la industria simplemente se reunía.
Cuando la persecución tuvo origen, en parte gracias a Hedda Hooper (Helen Mirren) quien presidia la asociación en contra del comunismo en el cine, a Trumbo lo comienzan a rechazar de todos lados. Él, junto a los 9 restantes, fue a juicio, solo para perderlo y tener una estancia poco placentera en prisión.



Una vez libre, Trumbo se las ingenia para volver al trabajo y decide hacerlo de una forma particular: trabajar para un estudio mediocre, escribiendo guiones más mediocres aún. Sus trabajos son tan malos y con tan poco sentido que a Frank King (John Goodman, siempre es un placer verlo) le brillan los ojos; gracias a esto, Trumbo comienza a resurgir, y busca diferentes vías para lograr que suceda lo mismo con sus compañeros.
Pero a la larga se cansa y decide volver a crear cosas que signifiquen algo. Con el tiempo, las nominaciones al Oscar (y las victorias) comienzan a llegar bajo distintos pseudónimos, y a la industria no le queda otra, que rendirse ante los pies de aquél que una vez, destruyó con todas sus fuerzas. Trumbo vuelve, cual ave fénix renace de sus cenizas.




Amistad, traición, relaciones familiares, todo lo podemos encontrar en “Trumbo” de Jay Roach. Pero sin duda alguna, su punto más fuerte son las actuaciones. Desde Louis C.K hasta Helen Mirren con esa cara de huele mierda constante, todos dan una buena lección de actuación; sin embargo, quien se lleva la mayoría de los aplausos es indudablemente Bryan Cranston; como Trumbo está sencillamente magistral, la personificación que hace está a otro nivel definitivamente. No solo su físico que se va demacrando con los años, sino su voz, su mirada, su actitud, su personalidad y la fuerza de sus ideales. Cranston nos da una lección de actuación, movilizadora hasta las lágrimas de a momentos, y que bien merecida tiene su nominación al Oscar…pero todos sabemos que el 2016 es el año de DiCaprio.
“Trumbo” es una película sobre películas. Es cine que muestra cine, es su estado más puro y genuino. Es a su vez, un homenaje a la época oscura de la industria, un recordatorio de que no todo tiempo pasado fue mejor. Es una obra particular, en donde sin problema alguna vemos actores personificando actores, como John Wayne, Kirk Douglas, o incluso el director Otto Preminger, todos parte importante de la industria, pero que acá acaban como simples secundarios.



Otro de sus puntos fuertes es la recreación de época; no solo el vestuario, sino la banda sonora que nos acompaña; el sonido de los flashes descartables, todo ayuda a generar la atmósfera. La discriminación hacia Trumbo y su familia por parte de la comunidad también dice presente; claro rasgo de la época, en donde todo le que fuera en contra de uno, era malo.
Sin embargo, un paso en falso puede ser la relación de Dalton con su mujer (Diane Lane) y sus hijos. Los conocemos y somos testigos de los roces de su convivencia, pero todo pasa a segundo plano una vez el juicio hace presencia, y tendemos a olvidarnos de la existencia de la familia, si no fuera por momentos puntuales en donde la película quiere clavarnos una estaca en el corazón.



A su vez, para aquellos no allegados al tema, que nunca oyeron o leyeron sobre Trumbo, y se aventuran en la película, puede parecer un poco carente de emoción cinematográfica (no confundir con carente de emociones), sin momento climático que nos deje de cara a todos.
Pero todo parece arreglarse cuando, en la escena final vemos a un Trumbo ya en los últimos suspiros de vida, cansado y sin energía, rodeado de su familia y amigos del medio, recibir un premio por su trayectoria y deleitarnos con un discurso que le deja la piel de gallina e inunda de lágrimas a cualquiera.




“Trumbo”
es un buen drama, cuyo fuerte sin duda se encuentra en las actuaciones, siendo Cranston quien nos lleva de la mano a través de sus 120 minutos.
Funciona como entretenimiento y como vehículo de emoción, pero puede no conseguir su objetivo, y no resultar atrapante para todos, especialmente para aquellos que ven el cine como solo una cosa más.
Sin dudas está entre las mejores producciones del 2015, pero tal vez se haga un lugar en la parte baja de la lista, debido más que nada, a los fuertes contendientes que tiene. Pero vale la pena verla, y no será una experiencia más luego de que los  créditos terminen de rodar, y nuestro querido Trumbo nos diga que piensa hacer con su Oscar.










                                   VALORACIÓN: 7.2/10


Tal vez te interese:

En Primera Plana (Spotlight) - 2015
Mad Max: Furia en el Camino - 2015
4 Meses, 3 Semanas y 2 Días - 2007
Django Sin Cadenas - 2012
Sicario - 2015