lunes, 30 de enero de 2017

RESEÑA - El Artista - 2011





El cambio de las peliculas mudas a las sonoras ha de ser el mas importante de la historia del cine; no solo generó posibilidades infinitas a la hora de contar una historia y abrió paso a rostros frescos que se convertirían en estrellas, sino que también ocasionó el estrepitoso descenso de muchos actores y actrices que dependían de sus gestos faciales y corporales para transmitir su arte ya que su furete no era hablar.

martes, 24 de enero de 2017

RESEÑA - Blue Jasmine - 2013









Desde fines de los 60’s Woody Allen nos hace reír con sus peliculas. En sus primeros trabajos apuntó al humor absurdo y bizarro repleto de gags visuales (Toma el dinero y corre, Bananas, etc) y a mediados de los 70’s tomó un rumbo diferente, no dejando el humor de lado, sino mas bien haciendolo evolucionar a un nivel mas complejo e inteligente (Love and Death, Annie Hall, Manhattan).

jueves, 19 de enero de 2017

RESEÑA - Capitan Fantastico - 2016






Asi que…el cine; medio en cuyo principio los hermanos Lumiere se encargaban de mostrar gente caminando o la llegada de un tren. Hoy en día es considerado un arte, y son películas como “Capitan Fantástico” las que sirven como argumento a la hora de calificarlo de esa forma.


El arte es subjetivo, una de esas cosas en la vida que se caracteriza en escencia por no tener una verdad absoluta, sino miles de posibles interpretaciones. Pinturas, canciones e incluso las películas son objeto de analisis minuciosos que intentan revelar el significado de una obra desnudándola capa por capa. Ese tipo de análisis es demasiado intenso y muy complicado para mi, y de seguro muy aburrido para la mayoría, razón por la cual al ver una película me dejo llevar por lo unico verdadero que tenemos: los sentimientos.

Ben (Viggo Mortensen) y su esposa crían a sus hijos en medio de un bosque perdido en la nada misma. Un dia, por un imprevisto lo obliga a volver a la ciudad de la que decidió escapar, lugar y situación que pondran a prueba sus habilidades parentales y llevaran a que se plantee si lo que está haciendo es lo correcto y lo mejor para su familia.



Ben es un tipo anti corporaciones que detesta el sistema. Convencido de que el mundo no es un buen lugar para ver crecer a sus hijos, monta una pseudo-dictadura benevolente y autosustentable en donde cada uno es libre de transmitir sus pensamientos y objetar opiniones, pero en donde el jefe es él y la toma de decisiones está a su cargo. En un comienzo, su deseo de satisfacción está por encima de todo, encegueciéndolo a la hora de ver que sus hijos, a pesar de ser unos devoradores de literatura filosofica, no están lo suficientemente preparados para situaciones del mundo real, e imposibilitandolo a la hora de darse cuenta que a pesar de hacerlo todo con las mejores intenciones y un plan en mente, las vidas de los niños corren grave peligro.



La imagen del padre como superheroe es evidente mas allá del titulo de la película. Los niños lo ven como un superhombre capaz de todo, una figura protectora y esencial para su supervivencia; somos testigos de como estos lo adoran pero tambien como lo aborrecen, como concuerdan y discuten con él, pero sobre todas las cosas vemos respeto y el amor mutuo que se tienen. A consecuencia de vivir en su pequeño mundo utópico sólo se tienen los unos a los otros, cosa que hará que al salir a descubrir las inmensidades del exterior se sientan incomodos, sin alguna sensación de pertenencia, perdidos en la inmensidad de la tierra a descubrir.



La película de Matt Ross navega entre las aguas del drama y la comedia bajo una tela de “road movie” (pelicula de carretera), saltando de un género a otro con gran facilidad, incluso englobando uno en el otro en mas de una ocasión.  Las autopistas Norteamericanas en el cine han sido desde siempre el lugar perfecto para encontrarse a uno mismo, un lugar en el mundo. En la película de Ross, estas carreteras terminan convertidas en un personaje más de vital importancia a la hora de la transformación personal que tendrán nuestros protagonisas, siendo un vehículo esencial a la hora de demostrar los contrastes entre el mundo al que estamos acostumbrados y al que Ben acostumbró a sus hijos.

Así tambien, es una mirada crítica a la sociedad del consumismo y a las religiones organizadas. “¿Qué les sucede? ¿Por qué estan todos gordos?” o “No nos burlamos de la gente. Solo de los Cristianos” son claros mensajes que atacan a dos puntos muy fuertes de cualquier sociedad. Su objetivo no es destruir el Cristianismo (aunque logra burlarse con altura de este en un momento particular, o mas bien dos) sino lograr una mirada crítica hacia todo intento de controlar a la gente. “El podersoso controla al indefenso” una realidad constante en el dia a dia, de la que pronto Ben se convertirá en víctima y lo obligará a sucumbir ante la presion de la masa social.




Una de las cosas que hace grande a la película de Ross es el uso y la importancia que se le da a las palabras. Aunque un lema repetido en ella es “No nos definen nuestras palabras, sino nuestras acciones”, la intelectualidad y profundidad facilmente comprensible que tienen estas a cada instante convierten al guión en parte esencial para llevar a la película fuera de los límites. Cada frase hablada, sin importar cuan ordinaria o compleja pueda ser, es recitada de tal forma que en ningun momento nos hace poner en tela de juicio la credibilidad de quienes las pronuncian.




 La otra es Viggo Mortensen; el parte Norteamericano en parte Danés /Argentino y vaya uno a saber de donde mas, es quien carga con el peso interpretativo de la película, ofreciéndonos una actuación honesta y humanamente perfecta, dura cuando debe serlo y fragil cuando no le queda mas remedio. En su rostro vemos la presión a la que está constantemente sometido y a traves de sus acciones somos testigos de su intelecto y confianza en si mismo. Es ese papá superpoderoso que parecería poderlo todo, ser capaz de enfrentarse a gigantes con solo piedras en su bolsillo, pero que en realidad terminará sucumbiendo ante un poder superior, un poder por el cual todos nos vemos afectados: la imposibilidad de HACER y LOGRAR a causa de que los demas así lo quieran.



No quiero concluir esto sin hacer mención a la música y su importancia en la película. Desde siempre, las canciones se han utilizado para transmitir historias, sentimientos y demás. En esta ocasión la banda sonora tiene un lugar importante en el todo; la música funciona como medio de unión, como razón para celebrar y como forma de conocer a los personajes y dependiendo de como reaccionemos al acompañamiento musical, de conocernos a nosotros mismos. Los instantes finales, junto al acompañamiento de “Sweet Child O’Mine” interpretado por los protagonistas es simplemente una de esas escenas que hacen de una película, una experiencia digna de recordar por siempre.

“Capitan Fantástico” son 118 minutos que constantemente nos llevan de lagrimas de felicidad a otras de tristeza, y viceversa. Es una película emocionalmente gratificante, un viaje de descubrimiento personal tanto para Ben y su descendencia, como para el espectador. Un recordatorio de la finalidad original del cine: lograr algun tipo de reacción en nuestro interior que nos lleve a plantearnos preguntas y nos obligue a pensar. Y emocionarnos.



TÍTULO ORIGINAL: Captain Fantastic
AÑO: 2016
GÉNERO: Drama
DIRECTOR: Matt Ross
PROTAGONISTAS: Viggo Mortensen – George MacKay – Samantha Isler – Annalise Basso – Nicholas Hamilton – Frank Langella



Pueden resultar interesantes:

Argo - 2012
La La Land - 2016
Las Ventajas de Ser Invisible - 2012

lunes, 16 de enero de 2017

RESEÑA - Argo - 2012






“Argo” narra el rescate de seis funcionarios de la embajada Estadounidense en Iran a principios de 1980 a cargo de Tony Mendez, quien idea un plan bizarro y arriesgado, pero con posibilidades de exito: hacerlos pasar por gente de la industria del cine buscando locaciones para su nueva película….en Irán, el pais que desea sangre Norteamericana.

La película comienza con un prólogo explicativo al estilo comic, que sirve para poner al expectador al tanto de lo que sucedía en el país en ese entonces. De muy buena forma se deja en claro quienes estaban al mando en Irán y el por qué del enojo del pueblo en contra de Estados Unidos. La razon? El derrocamiento del Sha lo lleva al exilio, siendo asilado por los Norteamericanos.




Durante toda la película somos testigos del “reino del terror Iraní”. En la población vemos el odio hacia el Norteamericano, de las gruas en las calles vemos gente colgada, y presenciamos la explotación infantil a la hora de reconstruir documentos de importancia. Estas imágenes nos ayudan a comprender la realidad social Iraní de ese entonces, y como un pueblo puede desearle tanto mal a otro…algo que E.E.U.U ha hecho toda la vida, pero bueno, las películas deciden no mostrarlo en su mayoria, verdad?

Muchas películas basadas en hechos del pasado reciente no logran convencer a la audiencia de que la acción sucede en un año determinado; sin embargo “Argo” con un trabajo de vestuario a gran nivel, sí lo hace; pero lo que mas ayuda es ese leve pero notable al igual que constante granulado, que le da una apariencia vieja, como si en realidad hubiese sido filmada a principios de los 80´s, sumado a que la hace lucir asombrosa. Tiene éxito a la hora de vender el cuento, el primer paso para convertirla en una gran película.



En un cine en el que estamos acostumbrados a ver como al final Estados Undidos termina llevándose todo el crédito y convirtiéndose en la nacion mas gloriosa del mundo, “Argo” es la excepción.
La misión de rescate era confidencial, y lo fue hasta 1997 cuando el presidente Clinton decidió desclasificarla, por lo que USA no podía regocijarse en su éxito. Es aquí cuando entra Canada y se lleva la responsabilidad y los elogios por hacer lo que no hizo. En un golpe al orgullo Norteamericano; “Argo” desenmascara al Estadounidense promedio al ponernos en pantalla a una persona que dice “la mision es arriesgada; si fallamos sera una vergüenza nacional”. El superponer la imagen ante los ojos de los demás sobre las vidas de las personas. Es basicamente lo que significa ser Estadounidense, no?

Apenas entrados al argumento, la película nos regala una secuencia espectacular. Vemos la toma de la embajada Norteamericana a manos del pueblo Iraní, pero la vemos de una forma que nos boquiabiertos a todos. La manera en la que está representada es simplemente increíble; tiene un ritmo dinámico y vertiginoso que pocas veces he visto; es una sobredosis de adrenalina y un golpe tremendo de ansiedad para el espectador, que con el corazon a mil no puede esperar a ver como concluye. Y lo mismo sucede al final de la película; las sensaciones vuelven, y con la misma intensidad (o incluso mayor). En gran medida eso es lo que la película debería ser: un viaje vertiginoso lleno de accion y suspenso, que en ningun momento cae en un pozo que haga disminuir su ritmo. Da lo mejor de si para hacernos sentir en el lugar de los hechos, y lo logra en mayúsculas!



El trabajo de Ben Affleck protagonista, como el del Affleck director estan a un nivel envidiable. Como Tony Mendez, ese hombre solitario que necesitaba sentir el riesgo para poder reconocer la importancia de su familia, logra una muy buena performace, transmitiendo en su rostro inamovible, pasividad tanto como nerviosismo cuando es necesario.
Como director es un gran valor, pero eso no es nada nuevo; lo habia dejado en claro en 2010 con “The Town”. En “Argo”  es el gran responsable de que la película se transforme en lo que es. Su direccion junto al guión de Chris Terrio son imprescindibles para que el producto final tenga la calidad que tiene, y sin duda que a futuro, si la película obtiene el lugar que se merece en la memoria colectiva, van a ser grandes responsables.

Si hay alguien que garantice una buena actuacion, ese es John Goodman. Lo que primero se le vendría a la cabeza a muchos sería “El Gran Lebowski” junto a Jeff Bridges, o tal vez en mucha menor medida “Inside Llewyn Davis” tambien bajo el mando de los Hermanos Cohen. En esta ocasión no defrauda interpretando a un personaje real que de real pareciera tener poco, por su actitud y manera de afrontar las cosas. Lo nombro a él puntualmente como tambien pude haber nombrado a Alan Arkin, para destacar a todo el reparto secundario, quienes en mayor y menor medida aportan lo suyo para que la dramatización sea convincente.



Uno describiría a “Argo” como un thriller, pero me gustaría ir más allá de lo que a simple vista presenciamos, y definirla como una carta de amor al cine. “Una carta de amor?” Dirán muchos “..pero si hay conflictos, secuestros, muertes y demás”.

La fachada de la mision es la realización de la película; vemos como nace la idea de una, los pasos necesarios para llevar delante el proyecto, reuniones con productores, presentaciones a la prensa, elección del guión y como se preparan los storyboards. El cine viene haciendo magia con los espectadores desde principios del Siglo XX, convirtiendose en un medio de escape por un par de horas para olvidarnos de nuestros problemas diarios.

Es este cine como magia el que permite la liberacion de  quienes estaban retenidos en Iran. Esa capacidad de convencernos de que lo irreal es real es la gran responsable de que la misión de Tony tenga éxito. “Argo” es el cine como herramienta que salva vidas! Una celebración al cine mismo; la representación de una historia alocada y poco probable que solo en una producción Hollywoodense seríamos capaz de verla con éxito…y tan así es, que se acudió a la mismisima fábrica de sueños para llevarla a cabo.




En los Oscar de 2013 la película se llevó 3 estatuillas, incluída la de mejor película, aunque obviando a Affleck como director (sin embargo no se puede refutar al ganador; Ang Lee estuvo fantástico con “Life of Pi”). “Argo” no es de esas películas destinadas a pasar a la historia por algun momento inolvidable en pantalla o actuación que rompe con todos los esquemas; es una de esas ganadoras del Oscar que permanecerá tranquila en el estante de las menos renombradas, a la sombra de bestias como “Titanic”, “El Señor de Los Anillos” o “Forrest Gump”, siendo esto al final un error, ya que como todas las nombradas, no tiene ningun desperdicio, y nos hace pasar MAS que un buen momento.



TÍTULO: Argo
AÑO: 2012
GÉNERO: Drama - Suspenso
DIRECTOR: Ben Affleck
PROTAGONISTAS: Ben Affleck – Alan Arkin – John Goodman – Bryan Cranston – Clea DuVall – Victor Garber

martes, 10 de enero de 2017

RESEÑA - La La Land - 2016






Empiezo a escribir esto el 9 de enero de 2017. Hora: 00:53. “La La Land” acaba de ganar los 7 Globos de Oro a los que estaba nominada. La ciudad de las estrellas brilla como nunca, y esto recien comienza

sábado, 7 de enero de 2017

RESEÑA - El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo - 2001






Las adaptaciones literarias al cine varias veces son motivo de críticas, más aún en los últimos años. Con detractores y otros a favor, en la historia del cine ha habido infinitas cantidades, cada una de distinta calidad y popularidad.


Sin embargo, posiblemente la más ambiciosa de todas surgió a fines de los 90, de la mano de Peter Jackson, quien se propuso llevar a la pantalla grande la extensa obra de su compatriota J.R.R Tolkien. ¿Cómo le salió la jugada? “El Señor de los Anillos” tendría dos “secuelas” y terminaría siendo una de las sagas más exitosas no solo en taquilla, sino también en crítica, de la historia.




La historia la conocemos todos, pero la resumo por las dudas. Hace muchísimos años se forjaron varios anillos, los cuales fueron entregados a Elfos, Enanos y hombres (ambiciosos por naturaleza). Pero había otro, el perteneciente a Sauron, que tenía un poder infinito. “Un anillo para gobernarlos a todos”. Con los años el anillo fue cambiando de dueño, hasta caer en las manos de Frodo, un hobbit que deberá devolverlo a su lugar de origen.

Con un prólogo explicativo de la historia de los conflictos, el odio y la ambición de poder en la Tierra Media es como comienza la película. Una narración omnisciente describe los acontecimientos sucedidos, y ya desde el principio somos testigos de lo que estamos a punto de ver: un festín de acción y fantasía al más alto nivel, capaz de mostrar en pantalla miles de individuos a la vez gracias a los avanzados métodos tecnológicos.




 ¿Alguna vez se pusieron a pensar el desafío logístico que debió significar la realización de la trilogía? Por eso se demoró tanto su producción, y por eso también se filmó todo de una vez, para aprovechar tiempo. Pero todo ese arduo trabajo tiene su recompensa, y se convierte en un deleite visual perfecto en cada escena, cada toma y cada aparición de alguna criatura extraña. Los efectos especiales se exprimieron al máximo posible y la dirección de Jackson para regalarnos el mejor ángulo de cada batalla es simplemente sensacional.

Como otras grandes obras del cine (“El Padrino” es la que se me viene a primero a la mente), la película de Jackson comienza con una festividad: el cumpleaños número 111 de Bilbo, el tío de Frodo. Todo es alegría en la Comarca hasta que el anillo comienza a ganar terreno; su presencia poco a poco comienza a consumir este brillo alegre y da paso a una oscuridad que va ganando terreno hasta consumir todo a su alrededor; a pasos agigantados, esta película que comienza repleta de alegría, se va convirtiendo en una historia oscura y malévola, un cambio total que nos deja perplejos a todos.




Es el anillo quien tiene la culpa. Fue forjado desde la ambición de controlar todo, y así se mantuvo durante toda su existencia; luego que su dueño original lo perdiera y cayera en manos de Isildur, este también se vio corrompido por él, y así sucesivamente; cayó en manos de Gollum, para luego llegar a Bilbo, quien en algunos momentos cae presa de su poder, dando un giro de 180 grados en su actitud. La maldad proviene del anillo, y mientras se esté cerca de este, las amenazas seguirán viniendo y nadie estará seguro.




Los escenarios elegidos por el equipo de producción de Jackson para filmar las escenas exteriores, en Nueva Zelanda, son simplemente irreales; hay veces que la naturaleza excede nuestras expectativas y esta es una de esas. Junto a la fotografía de Andrew Lesnie, cada extensión de tierra, cada montaña ondulada o pastizal verde se ve como nunca antes se vio en pantalla, otorgándole a la vez, veracidad y aspecto fantástico a las locaciones de la película.
Es un trabajo en equipo al nivel más alto de todos; la banda sonora también es espléndida, una partitura de ensueño que nos contagia ese espíritu aventurero y de descubrimiento que tienen los personajes, pero también el miedo a lo desconocido y el nerviosismo por el que estos atraviesan. Ni que hablar del vestuario, maquillaje y demás. Una gran película se hace cuando todas sus partes individuales congenian y están a un nivel más allá de lo normal, y acá somos testigos de esa conexión.




A través de un relato fantástico, Peter Jackson representa a la humanidad, a la sociedad actual y a la sed de poder. El anillo es el catalizador, la fuente de energía, cuyo poder se va ramificando en los individuos, haciéndoles crecer esa ambición mencionada antes. Pero en Frodo vemos la esperanza, en la Comunidad del Anillo, en sus amigos Hobitt, en Gandalf, en los elfos y enanos, y en Aragorn, vemos como siempre se filtra un poco de luz en cualquier oscuridad, como si se trabaja juntos y se lucha por un ideal que busque el bienestar, no importa si son 6 o 7 contra un ejército de cientos; siempre habrá una oportunidad, y no debemos perderla hasta que se nos sea imposible levantarnos.




Además de la excelencia de su director, que maneja la tensión de forma espectacular y dirige a nuestros ojos secuencias de acción y momentos dramáticos como pocas veces en el cine se vieron, “El Señor de los Anillos” cuesta con un casting variado, de estrellas emergentes y nombres que ya tenían su propio lugar en la industria. En representación de los hobbits estaba el joven pero ya experiente Elijah Wood, de él pasamos al siempre bueno Viggo Mortensen que nunca defrauda en ningún papel, Orlando Bloom, Hugo Weaving, Cate Blanchett y demás. En otro nivel, están los históricos, Ian McKellen y Christopher Lee, como los magos Gandalf y Saruman: el bien y el mal, lo honesto y la fácil de corromper. Estos dos pedazos de actores se sacan chispas entre sí en los momentos que están juntos, regalándonos los mejores momentos actorales de la película en mi opinión, además de una pelea histórica que nos asombra a cada segundo. Es un duelo titánico de habilidades mágicas y humanas, en la que ninguno sale victorioso o perdedor, pero el público se regocija de ver tal perfección en pantalla.



La duración total de la película son 178 minutos; casi tres horas en donde la acción inunda la pantalla y por ende, transcurren a una velocidad envidiable. Pasan tantas cosas en esas tres horas, y sin embargo ninguna escena está de más, ningún momento, ni el más mínimo movimiento de cámara, línea de dialogo o toma lejana sobra, y que eso suceda en una película tan extensa, es de remarcar.

“El Señor de los Anillos” siempre estuvo acompañado de un éxito literario tremendo, y era de esperar que lo mismo sucediera con su adaptación a la pantalla grande. Así sucedió, y 15 años después de su estreno ya se encuentra en un pedestal único en lo que a películas se refiere, y su leyenda no hace más que comenzar.


No titubeo al decir que “El Señor de los Anillos” está a la altura, o incluso más allá, de otras grandes épicas del cine. “Ben-Hur” es la primera en la que pienso, “Lawrence de Arabia” por qué no? Todo lo necesario para colocarla en el estante de las grandes producciones está allí. Podría objetarse que es más fácil realizar superproducciones en estos días, pero la verdad es que Jackson utilizó los medios que tenía a su alcance para entregar el mejor producto posible, al igual que hace más de medio siglo lo hicieron David Lean, William Wyler o DeMille. ¿Quién sabe? Tal vez con la tecnología de hoy en día estos directores no serían capaces de imitar a Jackson, o sucedería lo mismo con el neozelandés en los 50. Cada cineasta tiene su tiempo, y no ganamos nada con pensar “¿Qué hubiese pasado si...?” porque nunca obtendremos respuesta.


Uno va a al cine, o mira una pelicula en la comodidad de su hogar para desconectarse del mundo, para olvidarse de los problemas, y si se puede, descubrir otros mundos. La obra de Jackson, y sus dos secuelas, nos llevan en primera fila a esta tierra fantástica, lejana en el tiempo pero cercana en espíritu, en donde todos nos podemos ver reflejados y de la que todos nos sentimos parte. Junto a Frodo y sus valientes amigos nos sentimos partes de algo inmenso, sin precedentes y sin aparente igual en el futuro cercano, y eso, solo el cine lo puede lograr.




TÍTULO: Lord of the Rings: the Fellowship of the Ring
AÑO: 2001
GÉNERO: Drama - Fantasía
DIRECTOR: Peter Jackson
PROTAGONISTAS: Elijah Wood -  - Viggo Mortensen – Ian McKellen – Christopher Lee – Cate Blanchett – Liv Tyler – Hugo Weaving




Reseñas recomendadas

Aguirre, La Cólera de Dios - 1972
Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza - 1977
Los Paraguas de Cherburgo - 1964
Un Tranvía Llamado Deseo - 1951