lunes, 30 de enero de 2017

RESEÑA - El Artista - 2011





El cambio de las peliculas mudas a las sonoras ha de ser el mas importante de la historia del cine; no solo generó posibilidades infinitas a la hora de contar una historia y abrió paso a rostros frescos que se convertirían en estrellas, sino que también ocasionó el estrepitoso descenso de muchos actores y actrices que dependían de sus gestos faciales y corporales para transmitir su arte ya que su furete no era hablar.




“El Artista” trata de esto último. George Valentin (Dujardin) es una estrella del cine mudo que no podrá adaptarse a la transicion sonora, mientras que Peppy Miller (Berenice Bejo) es una chica que no encuentra su lugar en el cine silencioso, pero que con la llegada del sonido irá ascendiendo escalones gracias a su habilidad actoral y carisma hasta convertirse en una de las estrellas mas grandes de la industria. Sus caminos se cruzarán al punto de que ambos tendrán la misma importancia e influencia en la vida del otro.



Michel Hazanavicius escribe y dirige esto que mas que una película es un espectaculo que celebra el cine en su temprana etapa y su primer gran cambio. La historia comienza en 1927, año en que “The Jazz Singer” revolucionó la industria cinematografica al introducir el sonido; mientras que las peliculas mudas requerían de una orquesta que tocara la musica en la sala,este cambio permitia tener el paquete completo: imagen y sonido todo junto.


La historia de “El Artista” no es nada nuevo, la primera historia de amor en esa transicion del silencio al sonido que se me viene a la mente es la de “Cantando Bajo La Lluvia” (para muchos, el mejor exponente del género musical de todos los tiempos). Sin embargo, lo que si es nuevo es su forma de contarla. Hazanavicius decidió retratar la decada de los 20’s y 30’s de la forma en que se presentaban las peliculas en ese entonces: ir al cine era todo un acontecimiento, un gran espectaculo al que todos se preparaban con sus mejores vestidos para asistir,  toda la acción sucede en silencio, en blanco y negro y a pantalla cuadrada; esto no solo le da suma un grado de veracidad a la historia, sino que tambien la ayuda a ser un espectaculo mas entretenido de ver y una experiencia diferente a todas las que hayamos tenido. Al final de la película estamos seguros de que acabamos de pasar uno de los mejores momentos en frente a una pantalla.




M A S   A L L Á   D E   L A   P R O B A B L E   ( O   N O )  H I S T O R I A  D E  A M O R


La primera capa que podemos desprender de la obra del director francés es el amor, ese inevitable y recíproco cariño que sienten George y Peppy que hará que sus caminos se crucen mas de una vez, al igual que el amor y la devoción que ambos sienten por el cine: uno, siendo una estrella cimentada, y la otra, una soñadora con aspiraciones de grandeza, roles que se cambiarán en un momento determinado.

En segundo lugar, la presión mediatica. En la decada de los 20s y 30s los medios comenzaron a tener un alto impacto en la opinion popular, y en este caso lo vemos reflejado en como los titulares de los diarios eran una clara muestra de la realidad. Mientras que a unos le auguraban un gran éxito, otros eran criticados y arrastrados por el piso (metaforicamente) destruyendo sus carreras y la posibilidad de resurgimiento.




La crisis del 29 golpea y duro, especialmente a George, quien debe utilizar todos sus ahorros para intentar salir a flote con su nueva producción (de la que tiene control total), pero que terminará con él en bancarrota y repleto de conflictos personales y propios. Su orgullo lo enceguece y le impide ver hacia adelante, el futuro, la razon asegurada para tener éxito: el cine sonoro. Su incredulidad no le permite avanzar.

Lo ultimo que me gustaria puntualizar en este apartado es la amistad. Cuando George está solo, perdido y pareciera caer en un pozo del que nunca podría levantarse, sus amigos llegan al rescate. Tanto Peppy, como su chofer Clifton (James Cromwell) y su perro (el unico incondicional de todas las horas) acuden a su grito de ayuda silencioso, iluminandole la existencia y demostrándole que todavía queda esperanza.




En una epoca en la que los efectos especiales son usados de sobremanera, en la que el 3D gana mas terreno sin necesariamente ser lo mas recomendable, “El Artista” llegó para recordarnos la poca necesidad del sonido y el color a la hora de transmitir emociones a traves de una pantalla. 90 años despues de la invención del sonido, nuestras fibras mas intimas se ven entristecidas por el simple hecho de ver una lagrima caer lentamente por la mejilla de una mujer, o por la mirada perdida y sin esperanza de un hombre que supo tenerlo todo, pero que ahora es un don nadie.


“El Artista” resalta por su universalidad y la conexión generada con el espectador. Al no utilizarse ningun lenguaje hablado, lo unico que necesitamos para empatizar con los protagonistas es ver sus gestos y presenciar sus reacciones. Los rostros de Dujardín y Bejó son lo mas expresivos que uno pueda imaginarse, y su relación, siempre cariñosa y de admiración mutua, nos llega a lo mas profundo


Hazanavicius
nos regala una pelicula que como muchas, intenta ser una demostración de amor al septimo arte, pero que como pocas, lo logra. Somos testigos de lo que sucede tras bambalinas, de castings multitudinarios y de repeticiones infinitas de tomas. “El Artista” nos mete de lleno al mundo Hollywoodense que comenzó a hacer magia y concluye con un numero musical que no hace mas que alegrarnos y dejarnos con pensamientos positivos.

Hay que dejar el orgullo de lado, dejar paso a los nuevos tiempos, creer en uno mismo y darlo todo para lograr lo que nos proponemos. Aceptar siempre la ayuda de los demas, y tener un buen soporte anímico llamado “amistad”.  “El Artista” nos transporta a una epoca anterior y transita de la alegria a la atmósfera deprimente de una forma extrañamente facil; es una película que celebra las películas, ¿y que más se puede pedir?




TÍTULO: The Artist
GÉNERO: Drama - Comedia
AÑO: 2011
DIRECTOR: Michel Hazanavicius
PROTAGONISTAS: Jean Dujardin – Bérenice Bejo – John Goodman – James Cromwell – Malcom McDowell

No hay comentarios:

Publicar un comentario