martes, 29 de marzo de 2016

RESEÑA - Y Tu Mamá También - 2001





Tenoch (Diego Luna) y Julio (Garcia Bernal) vienen de familias opuestas. Uno, es el hijo de un político, el otro, proviene de una familia de clase media que cuelga su ropa mojada en el balcón de su apartamento. Cuando sus novias se van de viaje a Europa, estos no se quedan de brazos cruzados y emprenden unas vacaciones sin objetivo aparente, con la inesperada compañía de Luisa (Maribel Verdú), prima política de Tenoch. Serán unas vacaciones inolvidables, como también un viaje de aprendizaje, un camino a la madurez.

martes, 22 de marzo de 2016

Película N° 599 - San Andreas - 2015







TÍTULO: San Andreas
AÑO: 2015
GÉNERO: Pelicula Catastrofe (una catastrofe de película)
DIRECTOR: Brad Peyton
PROTAGONISTAS: Dwayne Johnson - Carla Gugino - Alexandra Daddario - Paul Giamatti



Hoy en día hemos escuchado tanto sobre la falla de San Andreas, que todos nos creemos voces autorizadas en el tema. Además, en la última década hemos sido bombardeados con tantas películas apocalípticas, que la premisa ya está un poco quemada. Como consecuencia de que todos nos creemos expertos, pueden suceder cosas como esta: otra película de terremotos vacía. “Terremoto: La Falla de San Andres” o más limpio “San Andreas”

lunes, 21 de marzo de 2016

RESEÑA - Los Odiosos Ocho - (The Hateful Eoght) - 2015







TÍTULO: The Hateful Eight
AÑO: 2015
GÉNERO: Drama - Suspenso - Crimen
DIRECTOR: Quentin Tarantino
PROTAGONISTAS:
Samuel L. Jackson - Kurt Russell - Jennifer Jason Leight - Michael Madsen - Tim Roth - Bruce Dern - Chaning Tatum - Walton Goggins



Tarantino es la persona que ha estado viviendo el sueño del cinéfilo desde hace casi 25 años. Comenzó trabajando en un videoclub para luego dar el gran paso y ganarse un reconocimiento en 1992 con “Reservoir Dogs”, para luego lograr algo que inimaginable, la Palma de Oro en Cannes en 1994 por “Pulp Fiction”. Esto le otorgó un temprano estatus de director de culto, y de a poco fue ganando el respeto y la cualidad de hacer lo que quisiera con una cámara. Dos décadas después, nos regala su octavo film, “Los Odiosos Ocho”.




El caza recompensas John Ruth (Kurt Russell) se dirige al pueblo de Red Rock para cobrar su recompensa por la captura de Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh) cuando en su camino se encuentra con Marquis Warren (Samuel L. Jackson), quien le pide ayuda para llegar a destino. Una tremenda tormenta invernal se desata y deben buscar refugio en La Merceria de Minnie, lugar donde encontrarán un grupo de personas muy particulares, que no inspiran mucha confianza.

La película se nos presenta en capítulos, la marca registrada de Tarantino desde sus comienzos, pero en este caso cuenta con una adición, un narrador externo, interpretado por él mismo, que sirve para explicar cierta interrogante de la cinta.
Es la segunda inclusión al western por parte del director luego de que "Django Unchained" cosechara un gran éxito entre el público y la crítica especializada. Sin embargo, en esta ocasión, aquellos que “saben” de lo que hablan no fueron tan generosos como la protagonizada por Jamie Foxx y Christoph Waltz, y en líneas generales “The Hateful Eight” marcó menos puntaje que su antecesora. Pero todos sabemos que el cine es subjetivo, no hay un solo punto de vista, y para muchos la más reciente obra de Tarantino puede parecer igual o incluso más buena que su trabajo previo sobre la esclavitud.



Al enfrentarnos a una película de Quentin sabemos lo que debemos esperar, verdad? Sangre, violencia, humor más que negrísimo y demás. Todo eso ha dicho presente en su carrera, en mayor o menor medida, y “The Hateful Eight” no es la excepción. Lo único que faltó fue ese plano acercamiento a gran velocidad que, aunque no es esencial para una Tarantilícula, siempre es bueno de presenciar.
El reparto es de viejos conocidos para el director y para sus admiradores. Dicen presente Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Tim Roth, Michael Madsen y Bruce Dern, quienes ya habían sido parte del Universo Tarantino, así como también tenemos nuevas incorporaciones como Jennifer Jason Leigh, y una fugaz pero recordable e importante para la trama, de Chaning Tatum.



Algunos seguidores del director podría objetar que Christoph Waltz faltó en el reparto, quién de seguro habría aportado una gran performance y un tremendo personaje en cuanto a lo pintoresco y su sentido del humor irónico pero realista (como en Django y Bastardos Sin Gloria), pero cada uno está más que bien en sus roles, y obtienen un resultado más que satisfactorio.
Puede uno, simple mortal, siquiera imaginarse lo que es trabajar con estrellas de ese calibre, donde, se quiera o no, los egos pueden decir presente y obstaculizar la realización de la cinta? Tarantino no es un simple mortal como ya sabemos, por eso lo logra, de una forma que roza la perfección.



Es tal la habilidad del nacido en Tennessee, que hasta que no se resuelve el misterio nos tiene dudando de todos y cada uno de los personajes, la veracidad de sus actos y sus personalidades. No es hasta que cae muerto quien estamos convencidos que es la respuesta a todo, cuando decimos: “Este tipo me engañó todo este rato. Y me encanta!”
También los temas habituales de Quentin dicen presente en esta ocasión, como la miseria humana. No hay un solo personaje que no sea miserable, odioso como lo dice el título, y carente de habilidades que nos hagan empatizar con ellos. Sería imposible hacer una lista y colocar a alguno que la encabece, pero sin dudas, el trabajo de Samuel L. Jackson es el que merece más remarque. Su falta de sentimientos, su poco interés hacia alguien que no sea él mismo, sus mentiras para lograr su cometido y la crudeza con la que relata sus maldades lo hacen merecedor del mas odioso de los ocho…tal vez?




El desarrollo de la trama se sucede de forma más que envidiable para una película de casi tres horas. Es cómplice de una catarata humorística negra que hace el trámite más llevadero, y le acompaña una banda sonora que pareciera creada por los dioses…de hecho, fue creación del compositor más cercano a un Dios en la tierra, el gran Ennio Morricone, clásico colaborador de Sergio Leone y creador de pistas memorables del séptimo arte, como en “Cinema Paradiso” de Giuseppe Tornatore. 2015 fue el año de Morricone, y a sus casi 90 logró su primer Oscar, mucho más que merecido, no solo por colaborar con Tarantino, sino como reconocimiento a su extraordinaria carrera.



Además de lo de Morricone, contó con otras dos nominaciones al premio de la Academia: Mejor Actriz de Reparto y Mejor Fotografía, los cuales no ganó. Pero ya que hablamos de la fotografía, hay que decir que está a un nivel superfluo. Las imágenes que nos otorga Richardson están a otro nivel y capturan la esencia de lo que Tarantino quiere contar. Paisajes kilométricos totalmente desolados, el frío de la nieve que no es nada comparado con los corazones helados de los protagonistas. Sin duda crean una dupla que no hace más que potenciarse, y parte de la responsabilidad de esto lo tiene el ULTRA PANAVISION 70, aquella forma de filmar que tuvo su auge a fines de los 50’s y comienzos de los 60’s y fue utilizado en grandes hitos cinematográficos como “Ben-Hur”. Todo esto para darle una apariencia de clásico a su película, para acercarla más a la historia de Hollywood, y lo logra…con creces.



A su vez, el maquillaje y el vestuario están a  gran nivel. El trabajo hecho con Jason Leigh para poner un ejemplo, es de lo mejor de la película, y el vestuario más que espectacular. Todos son componentes que ayudan a la grandeza que logra la cinta una vez concluye. Su final es tremendo, y la resolución explicativa, es necesariamente predecible, cosa que no le resta ni un grado de espectacularidad, dejando al espectador boquiabierto.



Quienes siguieron el proyecto de Tarantino desde el principio saben por el gran problema que este atravesó: la filtración del guión, por lo que estuvo a punto de no concretarse. Esto sucedió a fines de 2014 (se supone que algún miembro del reparto o en defecto sus representantes fueron los culpables), enfureció al director y amenazó con no realizar nunca la película. Pero como todos sabemos, la palabra no tiene ningún valor en el Hollywood actual, y luego de una lectura pública del guión, se decidió a hacerlo. Y con nosotros tenemos el resultado: una película que, de no haber salido nunca, sería una gran pérdida…aunque en realidad no lo seria, porque de no haber salido nunca lo hubiésemos comprobado. Bueno, ustedes entienden. Nos habríamos perdido una GRAN película, así queda mejor.



Muchos pueden decir que “The Hateful Eight” no es ni cerca una de las mejores Tarantilículas, y otros pueden terminar cayendo bajo su hechizo…como quien se encuentra escribiendo esto; y eso es lo bueno del cine: no hay una verdad absoluta, lo que no hace más que enriquecerlo.
La película funciona, y muy bien. Claro está que no es “Pulp Fiction”, pero ninguna película lo es, y jamás lo será, ni de Tarantino ni de cualquier otro director. En cambio, si se dejan todas las comparaciones de lado, nos podemos sorprender. Funciona de gran forma como entretenimiento, como ejemplificación de la miseria humana y hasta qué punto se puede llegar, y mantiene al espectador al borde de su asiento por sus casi 180 minutos, lo que ya es más de lo que logran algunas de solo 90.



Todo lo nombrado antes: la banda sonora, el vestuario junto al maquillaje, las actuaciones y la participación de Tarantino tanto en la acción como detrás de cámaras son de vital importancia para lograr los resultados que consigue la cinta, que sin duda, desde antes de su lanzamiento y por el hecho de ser un trabajo de Quentin tiene todas las fichas para entrar en la categoría de cine de culto, como lo son Mia Wallace, Hans Landa, el Señor Rosado, Django Freeman y el Dr. Schultz, como el mismo Tarantino, quien desde hace ya tres décadas es parte del inconsciente popular cinéfilo, y que con cada nuevo trabajo no hace más que aferrarse a ese lugar, del que seguramente nunca va a salir.







                         VALORACIÓN: 8.3/10



Otras películas del 2015

Me and Earl and the Dying Girl - Alfonso Gomez-Rejon
El Regalo - Joel Edgerton
El Final del Tour - James Ponsoldt
Sicario - Dennis Villeneueve
Mad Max: Furia en el Camino - George Miller
En Primera Plana - Tom McCarthy
La Gran Apuesta - Adam McKay
El Renacido - Alejandro Gonzalez Iñarritu

domingo, 6 de marzo de 2016

RESEÑA - Buffalo 66 - 1998





Bill (Vincent Gallo) acaba de salir de la cárcel tras cumplir una condena de 5 años por algo que no hizo. Ahora, debe volver a visitar a sus padres tras haberles dicho que está casado y es un exitoso trabajador del gobierno, razón por la cual estuvo ausente todo este tiempo. No se le ocurre una mejor idea que secuestrar a Layla (Cristina Ricci) una adolescente aspirante a bailarina para que se haga pasar por su mujer. Esto es “Buffalo ’66”.

jueves, 3 de marzo de 2016

Película N° 592 - La Boda de mi Mejor Amigo - 1997







TÍTULO: My Best Friend’s Wedding
AÑO: 1997
GÉNERO: Comedia Romantica
DIRECTOR: P.J Hogan
PROTAGONISTAS: Julia Roberts – Dermot Mulroney – Cameron Diaz – Rupert Everett





Cuando Julianne Potter (Julia Roberts) recibe la inesperada llamada de su amigo Michael (Dermot Mulroney) diciendo que encontró a la chica de su vida, y que en cuatro días se casará, esta estalla en celos, dándose cuenta que en los últimos años no ha hecho más que estar enamorada de él. Ahora, hará hasta lo imposible para detener la boda de su mejor amigo.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Película N° 590 - Te Sigue - 2014







TITULO: It Follows
AÑO: 2014
GÉNERO: Terror - Suspenso
DIRECTOR: David Robert Mitchell
PROTAGONISTAS: Maika Monroe - Keir Gilchrist - Olivia Luccardi


Vemos a una chica correr. Se para en la calle. Sigue corriendo. Vuelve a su casa. Entra, y así de rápido sale. Se sube a un auto. La vemos a la noche en la playa. Amanece. Está descuartizada, muerta. Captan el sentido? Bueno, yo tampoco. Así es la película.

martes, 1 de marzo de 2016

RESEÑA - El Renacido - 2015









TÍTULO:
The Revenant
AÑO: 2015
GÉNERO: Drama - Thriller
DIRECTOR: Alejandro Gonzalez Iñarritu
DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA: Emmanuel Lubezki
PROTAGONISTAS: Leonardo DiCaprio - Tom Hardy - Domnhall Gleeson - Will Poulter


Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) es el expedicionista a cargo de llevar a casa sanos y salvos a un grupo de comerciantes de pieles cuando, luego de ser atacado por un oso, es abandonado por sus compañeros y dado por muerto. Lo que no se imaginan, es que volverá a renacer de sus propias cenizas.

Finalmente se le dio! Nuestro queridísimo DiCaprio pudo alcanzar la estatuilla dorada luego de más de 20 años y 5 nominaciones, en lo que sin duda alguna es la mejor actuación (aunque mi favorita es la de Jordan Belfort) de su carrera. Se nota su desgaste tanto físico como mental a cada segundo de la película; ese espíritu solitario y vengativo, la voluntad de vivir para matar aunque ya esté muerto.
DiCaprio es un actor de método, hay pocos como él hoy en día, y los ha habido pocos en la historia del cine. Si algo le faltaba a Leo para entrar a los libros de la historia grande del celuloide era la estatuilla dorada, y ya la tiene. Así que sin pensarlo dos veces lo digo: Leonardo DiCaprio, uno de los mejores actores de la historia, brinda una de las mejores interpretaciones de la historia.



Pero queramos o no, DiCaprio  no es el 100% de la película en lo que actuación se refiere. En realidad, sus diálogos son extremadamente escasos, y más que hablando, transmite todo con el cuerpo, con quejidos y su mirada. Su trabajo es maravilloso gracias también en parte al excelente compañero que tiene al lado. Tom Hardy, el camaleónico británico brinda también, lo que hasta ahora es la mejor actuación de su carrera. En el cuerpo de Fitzgerald, es la definición de egoísmo, individualismo y falta de sentimientos; pero es magistral. Para que un protagonista brille debe tener alguien que lo secunde de buena forma, y Hardy lo logra hasta el punto de ser la mejor actuación de reparto del año. Su apariencia es desastrosa, su interés en el dinero, su forma de hablar, su mirada desafiante, todo lo convierte en casi un psicópata.



Gonzalez Iñarritu ya nos había deleitado en el 2014 con “Birdman...” (Personalmente, una de las mejores cosas que el cine ha dado últimamente), pero su carrera no se hizo de la noche a la mañana. Ya desde el 2000 con el éxito y reconocimiento internacional que le brindo “Amores Perros” que luego continuaría para forma una trilogía, Iñarritu es un nombre plantado en la industria, y uno de los grandes valores del cine Mexicano junto a Cuarón.
Sumado a esto, este año hizo historia el ser el primer director en ganar el premio de su categoría en los Oscars dos veces seguidos luego de 66 años desde la última vez, en los que sería galardonado Joseph L. Mankiewicz.
El trabajo del Mexicano roza la perfección; es un director que aborda lo humano por sobre todas las cosas, que le gusta meterse, tanto en la cabeza de sus protagonistas como en la de los espectadores, y jugar con eso. En mayor medida con Michael Keaton en “Birdman…” que con DiCaprio como Glass, las temáticas de Iñarritu son temas realmente complicados, pero que maneja de una forma que los hace entendibles y entretenidos para aquel o aquella que se aventura a descubrirlos.



Sin embargo, Iñarritu no fue el único en hacer historia. Su fotógrafo, Emmanuel “Chivo” Lubezki es la primera persona en ganar tres Oscars consecutivos (Gravity, Birdman y The Revenant). El trabajo de “el Chivo” está al mismo nivel que el de Iñarritu. La decisión de no utilizar luz artificial en ningún momento, sino la propia luz que brinda el día, fue controversial y algo duro a la hora de grabar ya que limitaba la cantidad de horas de trabajo. Pero esta medida más que arriesgada recibió su merecido reconocimiento y se convirtió en uno de los trabajos de cinematografía más espectaculares e impactantes de la historia reciente. Las montañas a lo lejos, el contraste del paisaje, el fuego y sus chispas, las tormentas e incluso el cauce de un rio; todo es más que perfecto.
La película es grande en todo sentido. Además de la dirección, la fotografía y las actuaciones, la música es parte clave para traducir y entender un poco más a los personajes, convirtiéndose en un instrumento necesario y más que efectivo para el entendimiento del todo; al igual que los efectos de sonido y su mezcla. Las corrientes de agua, las armas al dispararse, el fuego, las ráfagas de viento, los animales, todo esto puede llegar a equiparar la maravilla que supuso “Mad Max: Fury Road”. Y como esta última, son unos efectos que, para disfrutarlos de forma óptima, hay que hacerlo en una sala de cine.



También el maquillaje es parte importante. Ver las heridas ocasionadas por el tremendo ataque del Oso en el cuerpo de  DiCaprio es cercano a lo grotesco y aporta crudeza a las imágenes, al punto de tener que apartar la vista de la pantalla para evitar posibles expulsiones de lo que comimos en el día. Esta crudeza llega a su zenit  cuando, azotado por una tormenta de frio insoportable, a Glass no le queda otra que dormirse adentro de un caballo para sobrevivir. Impresionante.
El vestuario a su vez, está a un gran nivel, y la parte encargada de los peinados es espectacular, sino tomemos como ejemplo al mismo Glass…o cuando Fitzgerald nos cuenta porque su cabello es así. Impactante.





Tengo que hacer un punto y aparte para la secuencia que da inicio al film. Es un ejemplo de maestría cinematográfica al estilo Iñarritu, en donde queda en evidencia también, la mano de Lubezki, y que inevitablemente trae a la memoria “Birdman” y su intento de hacer una película enteramente en un solo plano secuencia. La duración en esta ocasión es obviamente mucho más corta, pero es la única forma en que resulta efectiva la transmisión del significado de la batalla en la película. Las flechas volando, los disparos, gente prendiéndose fuego y cayendo muerta; el dinamismo y el estado de nervios de los participantes nos llega a lo más profundo del ser.
Desde el primer momento nos damos cuenta de que lo que vamos a ver, no es una película más.



Llegamos a lo menos grandioso de la cinta. Su velocidad. Dejémoslo claro, son 154 minutos, es imposible que eso transcurra rápido para cualquiera! Y teniendo eso en cuenta “El Renacido” hace lo que puede.
Las escenas de acción son excelentes, no tienen nada que reprocharles, pero, dejando de lado la que da inicio a todo, se hacen esperar demasiado, y el trámite se enlentece en las escenas medias. Además de la repetición constante de la imagen de la esposa de Glass, que resulta cansador en cierto punto.
Tiene un desenlace lento que a veces se torna pesado sin llegar a lo tedioso. Pero los instantes finales, puntualmente el enfrentamiento entre Glass y Fitzgerald, es un duelo titánico, un poema al cine en general, que nos hace olvidar que 30, 45 y 60 minutos atrás estuvimos a punto de dormirnos.




Toda gran película que pasa a la historia con calidad de hito cinematográfico debe tener alguna particularidad, no solo en las imágenes que entrar por nuestros ojos sino en toda el aura que la rodea. En este caso, la producción fue el mismísimo infierno. Las bajísimas temperaturas bajo cero ocasionaron que gran parte de los equipos se echaran a perder, un número considerable de trabajadores abandonó su función, tuvieron que viajar desde Canadá hacia Argentina para un cambio de locaciones. Todo esto sin duda ayudará a agigantar la leyenda que rodeará a “El Renacido” en los años por venir y que le otorgara un lugar más que merecido en las altas esferas de las grandes películas del cine Norteamericano.



“El Renacido” es una maravilla del cine técnico actual, y lo más impresionante que dejó el 2015 junto a “Mad Max”. Son ambas las dos películas con más renombre del año; sin embargo la de Iñarritu corre con ventaja a la hora del inconsciente colectivo ya que, en lo que el público medio se fija y es lo más fácil de identificar, las actuaciones, le gana por lejos a la Imperator Furiosa de Theron y al Max Rockatansky de Hardy, que curiosamente, forma parte de ambas producciones.
No se alzó con el premio mayor de los Oscar porque como sabemos, a la Academia le gusta premiar a películas poco recordables, relegando a los grandes éxitos que el público adora pero consiguió 3 en total (un 25% de los que podía conseguir), Mejor Fotografía, Mejor Director y Mejor Actor.




En conclusión, es una tremenda película en todo sentido, tanto en lo técnico como en lo fácil de admirar, que impresiona con sus visuales y las actuaciones de los protagonistas. Que se puede tornar pesada o difícil de digerir ya sea por su lentitud o su crudeza, pero que concluye a la altura de esas películas que parecieran hechas para ganarse un lugar en la historia del cine, y de la memoria del espectador.






                                           VALORACIÓN: 8.8/10



Criticas de las demás nominadas a Mejor Pelicula en los Oscar

La Gran Apuesta (The Big Short) - Adam McKay
Brooklyn - John Crowley
Puente de Espías (Bridge of Spies) - Steven Spielberg
Room (La Habitación) - Lenny Abrahamson
En Primera Plana (Spotlight) - Tom McCarthy
Mad Max: Furia en el Camino (Mad Max: Fury Road) - George Miller