jueves, 3 de marzo de 2016

Película N° 592 - La Boda de mi Mejor Amigo - 1997







TÍTULO: My Best Friend’s Wedding
AÑO: 1997
GÉNERO: Comedia Romantica
DIRECTOR: P.J Hogan
PROTAGONISTAS: Julia Roberts – Dermot Mulroney – Cameron Diaz – Rupert Everett





Cuando Julianne Potter (Julia Roberts) recibe la inesperada llamada de su amigo Michael (Dermot Mulroney) diciendo que encontró a la chica de su vida, y que en cuatro días se casará, esta estalla en celos, dándose cuenta que en los últimos años no ha hecho más que estar enamorada de él. Ahora, hará hasta lo imposible para detener la boda de su mejor amigo.




P.J Hogan (“La Boda de Muriel”) nos deleita con esta obra de humor estrafalario, que no para desde el segundo que comienza, hasta que la canción de los créditos finales dice adiós. Es una explosión de risas con un rango de kilómetros; todo esto gracias a la dirección de Hogan, pero también al guión de Ronald Bass que se convierte en un deleite para el espectador; gags, bromas imparables, es realmente tremendo, al igual que las actuaciones de todo el reparto.
Roberts está perfecta como amiga celosa y desesperada, Mulroney perfecto como el enceguecido de amor por la universitaria tímida que deja su futuro en pausa, interpretada de gran forma por Cameron Díaz, y Rupert Everett como amigo homosexual de Roberts, es de lo más llamativo de la película.





¿Por qué Julianne está empecinada en no dejar que se lleve a cabo la boda?

Al principio de la película nos enteramos que la amistad entre Julianne y Michael es muy particular al igual que intensa. El problema que conlleva a todo lo que ya sabemos es que, siendo jóvenes se prometieron que, si a sus 28 años ninguno tenía una pareja estable y con vistas a futuro, se casarían. Julianne está a tres semanas de cumplir 28. Ahí lo tienen.
La premisa es algo clásico no solo en el cine en sí, sino en la vida del día a día. Quién no se ha confundido alguna vez con algún amigo/a? Quien nunca se ha enamorado sin ser correspondido?  Ahí es donde la película resalta y se distingue de las demás. Trata un tema casi “normal” para uno, con lo que todos tenemos algún tipo de familiarización y que sin duda, alguna vez nos sucedió.
Julianne y Michael intentaron ser algo más alguna vez en el pasado, pero el disgusto que le ocasionaban las demostraciones de afecto público a la chica fueron desgastando esta nueva etapa.



Julianne – Kimberly

La relación entre los personajes de Roberts y Díaz es un tanto distopica.  Por los celos, Julianne espera odiarla con todo su ser, pero cuando ve lo buena e inocente que es Kim, no lo logra. Y todo empeora cuando a los cinco minutos de conocerla le pide que sea su dama de honor. Es en serio? Podría suceder algo peor? Tranquilos, que sucede!
Este dúo es el encargado de unos de los mejores momentos de la película, todas sus interacciones. Julianne manejándola psicológicamente para ocasionar una ruptura demuestra que su egoísmo por poseer lo que una vez dejo ir se superpone al amor que le tiene a su amigo, lo que no puede terminar bien.



La banda sonora es más que importante (su única nominación al Oscar fue por esto mismo, en la ya olvidada categoría de Mejor Banda Sonora Comedia/Musical) y con una mezcla de clásicos (“The Way You Look Tonight”) modernizados (“I Say a Little Prayer For You”) así como canciones que sonaban en las rocolas de los 90’s, la música nos lleva a través de este viaje de celos disfrazado de amor con una velocidad envidiable.



Envidiable también, es la velocidad de desarrollo de la cinta. Con 1 hora y 44 minutos no la considero una película larga ni por asomo, pero es tal el dinamismo y el disfrute que sentimos frente a la pantalla, que esos 104 minutos aparentan menos. Esto se debe, una vez más, a la catarata de humor que significa el todo en general. Honestamente, debería mirar muy para atrás para encontrar una película con la que me haya reído hasta las lágrimas como en esta ocasión, si es que alguna vez sucedió!
El humor es imbatible; la parte dramática no te la debo, pero no es su fuerte. Es decir, es atractiva y mas no se puede hacer, pero claramente, si lo ponemos en una balanza el humor queda más abajo. Lo que no quiere decir que escaseen los momentos tristes, o más bien de reflexión. Son necesarios para la trama, y para el mismo humor, y dicen presentes las veces que deben decirlo, pero lo particular es que hasta el momento que más decaídos estamos, culmina con una risa para quitar la tensión.



- - - - - - - - -
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
PÁRRAFO APARTE

Me dejan dedicárselo a Julia Roberts? Tal vez no tanto a su actuación, la cual es muy buena, ya que el títere no funcionaría sin el titiritero, sino a la persona.
Al fin entendí por qué por tantos años la llamaron “la novia de América”. Aún en la faceta más odiosa y arrogante es difícil no quererla, empatizar y entenderla. Ese pelo largo rojizo y ondulado, el lunar debajo del ojo derecho, su cuerpo todo, pero más que nada esa sonrisa inmensa que desearíamos no tuviera fin! Es imposible no enamorarse de Julia después de verla en este papel (muchos lo estarán desde “Mujer Bonita” seguramente, pero no he tenido el agrado); y sumado a esto, es talentosa…y de las mejores!



- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Ahora paso al momento mágico. Los dejo adivinar. Vamos!
Ya lo tienen? Exacto! “I Say a Little Prayer For You” en el restaurant es algo que nunca voy a poder describir lo suficientemente bien. Es un momento que ocasiona la más pura felicidad y alegría en el espectador, es lo que termina de engancharlo con la historia, y de lo más gracioso que vemos en pantalla.
Como todo el mundo une de a poco, hasta los mozos mueven los brazos al ritmo de la música, de la nada aparece alguien tocando un piano!
Incomparable con nada, y me animo a decir que, uno de los mejores momentos del cine de los 90’s.




Algo que como cinéfilo de corazón no pude pasar de alto fue el parecido que le encontré con “Cuatro Bodas y Un Funeral”. No sé si Hogan se basó en parte en la historia británica (consciente o inconscientemente seguro que sí, ya que es la referencia del género desde el momento de su estreno, y su influencia se puede ver hasta el día de hoy), pero es imposible no recordarla cuando uno la ve.
No voy a caer en el juego de cual es mejor y cual es peor, porque el cine no fue concebido para ser una competencia, sino para ser disfrutado; pero sin dudas las dos ocupan mi podio del género, no solo de la década, sino de la historia.
Estamos a un año de que se cumplan 20 de su estreno, y es envidiable la vigencia con la que se mantiene. Si, las cosas han cambiado un poco; ya no nos vestimos así, y no tenemos ladrillos como telef….bueno, ya CASI nadie se viste así. Lo importante es que tiene la misma frescura que en 1997, y los mismos resultados.




“La Boda de mi Mejor Amigo” es una GRAN comedia romántica, de las mejores de su género, y de las más grandes películas de los 90’s…porque no de las más grandes de siempre? La parte final es digna del recuerdo y pareciera ser la primera vez que la vemos, incluso cuando es la décima.
Tal vez no sea perfecta en cada categoría individual que se necesita para crear una película (fotografía, sonido, dirección, etc.) pero su perfección descansa  en su habilidad de ser recordada con una sonrisa.
De hacernos reír como pocas veces, de regalarnos momentos que nos quedan grabados en la retina. Su calidad de culto está latente, y así como viene, pareciera seguir por el camino de cautivar a nuevas generaciones como lo hizo con su humilde servidor.






                           VALORACIÓN DE CORAZÓN: INVALORABLE
                   VALORACIÓN DEJANDO EL CORAZÓN DE LADO 7/10


Tal vez te interesen otras películas como:

The Spectacular Now (Aquí y Ahora) - 2013
The Fault in Our Stars (Bajo la Misma Estrella) - 2014
Kiss of the Spider Woman (El Beso de la Mujer Araña) - 1985
Dead Poets Society (La Sociedad de los Poetas Muertos) - 1989

No hay comentarios:

Publicar un comentario