sábado, 22 de julio de 2017

RESEÑA - A Star is Born (Nace una Estrella) - 1954





No fue hasta que vi “Cabaret” de Bob Fosse que mi opinion sobre los musicales cambió. Antes de esto les escapaba, o mas bien les restaba importancia hasta practicamente ignorarlos. Sin embargo, habiéndome enterado que la protagonizada por Liza Minelli había “destrozado” (sin llevarse el premio mas importante) a “El Padrino” de Coppola en los Oscars de 1973, me entró curiosidad y decidí aventurarme en ella.


Es al día de hoy que le agradezco a los dioses del cine por haberme guiado a tomar esa decisión, ya que de a poco, el musical se ha convertido en (posiblemente) mi género cinematográfico favorito, y he descubierto una gran cantidad de películas excelentes del género, como esta de la cual les voy a hablar a continuación.



Por un lado tenemos a Esther (Judy Garland), una cantante talentosa enamorada de su arte, con sueños de fama y anhelo de grandeza. Por el otro a Norman (James Mason), una estrella de cine que no para de generar éxitos, pero cuya personalidad y el creerse el mejor de todos le genera una mala fama entre pares y jefes de estudios. El encuentro de Esther y Norman cambiará la vida de ambos; la de ella tomará rumbos emocionantes y decididos, mientras que la de él llegará a lo mas alto, para de a poco ir desvaneciendose en el olvido…

Con un argumento divisible en dos gracias a la intermision (la primera parte siendo lso comienzos de Esther y la segunda su reconocimiento) “Nace una Estrella” fue el renacimiento de la carrera de Judy Garland, quien fuera una estrella joven junto a Mickey Rooney, lograra un éxito abrumador como Dorothy en “El Mago de Oz” de Victor Fleming, y que en los años posteriores DECAYERA en popularidad y cantidad de trabajos debido a un desequilibrio mental que la llevó a un intento de suicidio. Pero los años pasaron y Judy, una de las artistas mas completas del Hollywood de aquel entonces y de siempre, capaz de actuar, bailar y cantar de forma excepcional, se encontró con el papel de Esther, ese papel que pareciera haber sido hecho a medida para ella.



Lo que Garland logra al caracterizarse es algo que no se ve muy seguido; es tal la compenetración actriz/personaje que dificilmente podriamos imaginarnos a alguien más haciéndolo. Esther sueña con el éxito, pero se siente comoda cantando el clubes pequeños con su grupo. El talento lo tiene, pero le falta valentía y confianza, dos cosas que encontrará en Norman. Garland consigue otrogarle a Esther una cualidad humana con la cual nos sentimos inmediatamente identificados. ¿Quién nunca ha soñado con tener fama, vivir de lo que nos gusta, tener alguien al lado que confie en nosotros y esté seguro que podemos lograr lo que nos propongamos? Cuando un personaje nos transmite tantas “cosas reales”, los adjetivos y las palabras en general no alcanzan. Lo de Garland es simplemente magnifico.

Practicamente al mismo nivel de Judy se encuentra James Mason. Podría decirse que la construcción del Norman de Mason tiene bastantes similitudes (y no solo el nombre) con la Norma Desmond de Gloria Swanson en “Sunset Boulevard”. Ambos tuvieron su momento de estrellato, pero el tiempo pasa para todos y las cosas van quedando atrás. Las actitudes de Norman son autodestructivas, y quien en su momento fuera la personalidad mas aplaudida y adorada de todas, termina siendo eclipsado, convertido en un alcoholico e incapaz de encontrar sentido a su existencia. Su obsesion era no ser olvidado, desvanecerse en una explosion en vez de ir desapareciendo paulatinamente…y lo logra.



“Nace una Estrella” logra mostrar fielmente la vida dentro de los estudios de cine. Desde la presentacion del nuevo rostro de la compania, pasando por la sala de proyección, maquillaje, vestuario, la grabacion o el estreno mismo de la película, George Cukor nos transporta a la fabrica de sueños donde todo fanatico del septimo arte adoraría estar. Su representación del mundo del cine no es para nada idílica sin embargo; lo que Esther pensaba iba a ser un cuento de rosas, a la hora de enfrentarse a la realidad termina no siendo tan así; pasar desapercibida es moneda corriente en el principio de su ascenso a base de ensayo y error hacia el estrellato. Al ser obligada a cambiar su nombre por Vicki, Esther queda en el pasado y se convierte en alguien totalmente nuevo; su vida anterior será eso: otra vida. Pierde su esencia, esa que la llevó gracias a su talento y un poco de suerte al lugar donde está. La industria del cine es una maquinaria que recibe a un individuo, lo hace atravesar diferentes procesos y entrega como producto terminado algo totalmente distinto a lo original.

Al mismo tiempo, notamos un crecimiento personal en Esther. Quien al principio era incapaz de decidir por si misma que camino seguir es ahora una estrella consagrada, adorada por todos y repleta de ofertas de trabajo. Lo que nos demuestra “A Star is Born” es que nada llega gratis en la vida, que todo se basa en intentar y mientras nos enfoquemos en nuestro objetivo, mas facil será alcanzarlo. La industria del cine es cruel y no todos la soportan. Esther/Vicki es capaz de superar sus altibajos, pero Norman cae en un pozo depresivo que no pareciera tener salida. Su carrera se acabo, su rostro ha sido olvidado, y para él, eso es como estar muerto.



La larga duración de “Nace una Estrella” para aquel entonces llevó al estudio a eliminar unas escenas, las cuales nunca se han podido recuperar integramente. Sin embargo, gracias a un arduo trabajo de recolección a nivel mundial, se encontraron fragmentos de audio sin imagen, o imágenes sin sonido los cuales fueron insertadas en la restauración de mediados de los 80s de la cinta (que llega a las 2 horas y 50 minutos), y hacen de la experiencia algo mas completo; una restauración de la cual fue parte el director Cukor, pero que no tuvo la posibilidad de ver en pantalla grande al fallecer un tiempo antes del reestreno.

                                  “CON MI ALGUIEN SERÉ ALGUIEN AL FIN”

…pronuncia Garland en su momento. Podrá tener toda la fama que se puedan imaginar, pero una vida con solo eso no tiene sentido. Su descubridor y compañero pierde su esencia y deja de ser quien una vez fue. Los roles cambian y Esther pasa a ser la estrella al tiempo que Norman pasa al oscuro mundo del olvido; un mundo que lo llevará a tomar una decisión drástica.

Como en todo musical, el atractivo principal son sus numero musicales. En “A Star is Born” no vemos nada extravagante, sin embargo todo lo que vemos es inolvidable. Dejando de lado las supercoreografías o los espectaculos de decenas de bailarines bailando al unísono, nuestro centro de atencion es Judy Garland y su capacidad vocal y habilidad para moverse en espacios reducidos utilizando cualquier objeto que tenga a su alcance. Al enfrentarnos a  “Nace una Estrella” no debemos esperarnos la espectacularidad de “West Side Story” ni la casi inagotable dosis de humor de “Cantando Bajo la Lluvia”; la película de Cukor termina convertido en algo mas intimo, personal, decidida a explorar no solo el mundo del espectaculo sino tambien las personalidades de quienes lo integran, y como estos se ven afectados por las vicisitudes que deben atravesar.



Una película es grande cuando logra mantenerse casi intacta e igual de fresca sin importar cuantos años hayan transcurrido desde su estreno. George Cukor se puso detrás de camaras (de forma excelente) de “A Star is Born” hace ya 63 años, pero su trabajo y colaboración tanto con Ira Gershwin como con Mason y Garland es tan perfecta que lo que vemos en pantalla pareciera haber sido hecho ayer; el retrato de ese mundo y sus habitantes se siente tan real que nos es dificil no sentir lo que nuestros protagonistas sienten.

 “Nace una Estrella” es, a la hora de tratar Hollywood desde adentro, una de las mejores películas de la historia; un espectaculo de casi 180 minutos que de a ratos se siente como tal, pero que logra superar por merito propio esa “posible pesadez” que puede llegar a sentirse en algun momento. Su conclusión es predecible por supuesto que si, pero eso no la hace menos espectacular.



Bradley Cooper es el encargado de dirigir y protagonizar el remake que posiblemente vea la luz a fines de este año o mediados del proximo y que contará con Lady Gaga en el rol principal. Uno no sabría que esperar de un proyecto abordado de forma tan extraña, pero se puede confiar en que Cooper, nominado al Oscar en varias ocasiones y estudiante del Actor’s Studio se tomará el trabajo con seriedad. Ya no sabría que decirles sobre Gaga.

De todas formas, si esta reimaginacion no resulta, siempre tendremos la posibilidad de revisitar a Garland y Mason en uno de los proyectos mas grandes de la historia de Hollywood!

TÍTULO: A Star is Born
AÑO: 1954
GÉNERO: Musical - Drama
DIRECTOR: George Cukor
PROTAGONISTAS: Judy Garland – James Mason – Jack Carson – Charles Bickford

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario