sábado, 8 de julio de 2017

RESEÑA - American Graffiti - 1973





Estamos en 1962; es el ultimo día de las vacaciones. A partir de mañana la vida de muchos jóvenes cambiarán para siempre. Emprenderán una nueva etapa, o decidirán quedarse en donde estan. Es la ultima noche de su juventud sin responsabildades…y la aprovecharán al máximo



George Lucas
. Les suena el nombre, ¿verdad? Debemos agradecer su existencia a los dioses del cine por haber creado la (posiblemente) saga mas lucrativa y (posiblemente otra  vez) adorada de la historia del septimo arte. Pero Lucas ya se había hecho un nombre en la industria unos años antes de su aventura intergaláctica, y con algo que nada tenia que ver con sables laser y rescatar princesas. En 1973 y con la ayuda de su amigo Francis Ford Coppola quien ofició como productor, le regaló al público una joyita cinematográfica que pasaría a la historia como una de esas obras cumbres del cine adolescente, capaz de marcar una genearcion, y la siguiente, y la siguiente. Esta pelicula era “American Graffiti”, la cual no solo se convirtió en una bomba de taquilla, sino que catapultó al estrellato a varios de sus protagonistas.




                                      STEVE y LAURIE – TERRY – CURT – MILNER

El argumento de “American Graffiti” se puede dividir en cuatro partes con un mismo punto de encuentro: el Mel’s Drive-In, uno de esos restarurantes a los que te llevaban la comida a tu auto que tanto éxito tuvieron a fines de los 50s y principios de los 60s.

Steve y Laurie son los mas populares de la escuela. Novios, Steve está a punto de partir en busca de madurar. ¿El problema? Teniendo en cuenta que estarán separados por mucho tiempo le dice a Laurie que piensa que deberían ser libres de ver a otros en su ausencia. Lo que parecía una relación que llegaría hasta el altar y la tumba comienza a tambalear..

Curt es el hermano de Laurie y mejor amigo de Steve, quien comienza a dudar sobre marcharse de la ciudad dejandolo todo atrás. A pesar de sufrir tentaciones en diferentes ambitos (el amor, el deseo y el convertirse en miembro de una pandilla), Curt deberá considerar sus planes y elegir el mejor: ¿quedarse en casa o salir a conocer el mundo?



Milner es el rebelde. Tiene la fama de ser invencible en su auto, hasta que llega a la ciudad un contrincante que pareciera ser capaz de arrebatarle el título. Su monton de multas sin pagar son un claro ejemplo de como no dejar atrás la diversion y esquivar toda posible responsabilidad del mundo adulto.

Terry es el menos agraciado fisicamente de todos. Con sus anteojos enormes, va de aquí a allá manejando su vespa blanca mientras los demas conducen sus enormes y lujosos coches. En su ausencia, Steve le confiará su auto, lo que le dará a Terry la confianza necesaria para recorrer las calles y recoger a una chica. ¿El resultado? Una noche increible e innolvidable para el que menos posibilidades tenia de vivirla.

“American Graffiti” nos transporta a su epoca desde el mismisimo momento en que escuchamos los primeros sonidos caracteristicos de “Rock Around the Clock”. La banda sonora es sin duda una de las cosas mas rescatables, ya que abarca desde Billie Halley hasta los Beach Boys y The Platters; uno de esos acompañamientos musicales de ensueño que cualquier otra pelicula envidiaria, y cuya elección resulta de vital importancia al crearse la leyenda de la misma.



Eso que puede resultar tan dificil para algunas producciones es lo primero que nos transmite la película de Lucas: una sensación de euforia por no solo presenciar, sino tambien sentir que vivimos esa epoca, que somos uno mas en ese grupo de amigos. Los coches son mas que un deleite extremo para todos aquellos aficionados a los automoviles de antaño, y verlos recorrer la ciudad a toda velocidad y con sus radios con el volumen al maximo nos remonta a ese tiempo en donde todo estaba bien y nada nos preocupaba: la adolescencia. Porque Lucas (al igual que Linklater con su “Dazed and Confused”) fue joven en la epoca donde tiene lugar la accion de su película, y es esta experiencia real lo que le permite retratar con tanta fidelidad tanto la conducta como la forma de pensar de los protagonistas.

“American Graffiti” es no querer dejar de ser joven, el miedo de afrontar nuevos desafios y preferir quedarse en lo conocido. Es uno de los mejores retratos adolescentes que el cine ha logrado, una película con espiritu propio que se mantiene fresca a pesar de cuantas revisiones uno intente darle; son casi 120 minutos que acompañados de una banda sonora de lujo y un trabajo actoral que en ningun momento nos recuerda que nuestros protagonistas son adultos (bueno, tal vez no Harrison Ford, pero todos los demas si) concluyen a una velocidad envidiable y nos deja con ganas de mas.  La pasamos bien junto a “American Graffiti” porque seguramente ese era el ambiente durante su producción, algo festivo, una hermandad y casi una familia, en donde nadie era mas que nadie y donde todos podias estar con todos.



Ya lo he dicho varias veces, pero las películas que le dan a la amistad la importancia que se merece se ganan un lugar en mi corazón, y este es uno de los casos mas notables de todos. A pesar de que la primera vez que la vi no me pareció la gran cosa (fue hace años, cuando el cine no era mi interes primordial) en los siguientes dos visionados pude darme cuenta del valor que tiene tanto como producto como mensaje para el espectador,  y sin dudas me quedé con ganas de mas asi que espero no pase mucho tiempo antes de que pueda volver a encontrarme con Steve y compania.

                                    “JESÚS, QUE NOCHE!”

…es la línea de diálogo final; y como si de antemano al escribir el guión supieran que ibamos a atravesar nosotros luego de presenciar “American Graffiti”, esa frase resume lo que esta nos hizo sentir: algo único.



TÍTULO: American Graffiti
AÑO: 1973
GÉNERO: Coming of Age – Comedia - Drama
DIRECTOR: George Lucas
PROTAGONISTAS: Ron Howard – Richard Dreyfuss – Paul Le Mat – Charles Martin Smith – Cindy Williams – Candy Clark – Harrison Ford



Entradas de cine adolescente recomendadas:


The Spectacular Now - 2013

Bajo la Misma Estrella - 2014
Me and Earl and the Dying Girl - 2015
Un Amor para Recordar - 2002
Everybody Wants Some - 2016
Las Ventajas de ser Invisible - 2012
Dazed and Confused - 1993


No hay comentarios:

Publicar un comentario