miércoles, 14 de octubre de 2015

RESEÑA - Me and Earl and the Dying Girl; 2015





Director: Alfonso Gomez-Rejon
Año: 2015
Género: Comedia – Drama – Coming of age
Protagonistas: Thomas Mann – Olivia Cooke – RJ Cyler – Nick Offerman – Connie Britto
n


A veces las películas independientes no reciben toda la atención que se merecen, ya sea por las distribuidoras o el público en general. Cualquiera sea el caso, no llegan a círculos de consumo masivos, lo que hace que mucha gente se pierda trabajos de muy buena calidad, como en el caso de “Me and Earl and the Dying Girl”, película que no ha hecho más que recibir críticas positivas y elogios de todo tipo desde su estreno en Sundance y posterior Premio de la Audiencia y Premio del Jurado en dicho festival.
Basada en un libro de 2012 escrito por Jesse Andrews, pareciera que todas las peliculas adolescentes de hoy en día deben estar basadas en libros para tener exito entre su público deseado.



La historia va así: Greg (Thomas Mann) es un muchacho de secundaria, con una personalidad camaleónica que le permite estar en buenos términos con todos los grupos sociales de su escuela, y junto a su amigo Earl (RJ Cyler) son fanáticos del cine extranjero y en general, y pasan sus ratos libres filmando propias versiones de películas clásicas, con una alteración hilarante en sus títulos. Conocen y se hacen amigos de una chica de su misma escuela, Rachel (Olivia Cooke), quien sufre de leucemia.
A medida que los minutos avanzan, somos testigos de la naturaleza de la relación entre los tres amigos (principalmente entre Greg y Rachel, dejando a Earl en un segundo plano, pero siendo parte fundamental de la historia aún), asi como también de discusiones y desacuerdos entre ellos, típicos de las relaciones intrapersonales adolescentes, que no hacen mas que remarcar la perfección con la que cuenta la cinta.


Su premio en Sundance fue para su director, por su habilidad para mezclar casi a la perfección la comedia con el drama profundo, premio realmente justificable, porque lo que se ve plasmado en pantalla es simplemente increíble.
A lo largo de la película nos reímos de forma genuina con todas las escenas que intentan generar risa, pero al momento de las escenas más duras, la pasamos realmente mal. Eso es debido a que conectamos con los personajes, los conocemos, nos preocupamos por ellos y nos sentimos parte de sus vidas, de sus mundos. El trabajo del trío principal es tremendamente maravilloso, destacando un poco más que los demás, Olivia Cooke, que transmite tristeza y desesperación solo con su mirada. Aunque tampoco hay que dejar pasar los roles secundarios. Offerman y Britton como los padres de Greg están monumentales, al igual que la madre de Rachel y el profesor de secundaria.
Pocas películas logran dos sentimientos tan distantes al mismo tiempo, como lo logra “Me and Earl…”. Esa dualidad completamente contrastante de, por un lado querer que termine para no estar más al borde del sufrimiento, y por el otro, no querer que termine nunca, por lo bien que la pasamos al verla.



“Me and Earl and the Dying Girl” es una película que no todo público podría soportar, o siquiera entender en algunos puntos. Digo esto, porque es necesario tener un conocimiento más que regular del cine en general para entender algunos chistes, asi como también para muchos les resultará difícil el solo hecho de terminar la película, aguantarla hasta el final, por la realidad, la dureza y la capacidad de romper corazones que tiene la cinta. Es una película plana, sin ningún momento en el que nos sorprendamos por algo inesperado, pero sumamente entretenida y enriquecedora. Por supuesto que es graciosa; sus chistes son efectivos a un 100%, el sarcasmo y la ironía son un punto muy fuerte para poder dirigirla, y su dramatismo es simplemente genial.
Película de verano de Estados Unidos, seguramente estuvo dirigida más que nada a un público adolescente, con una gran aceptación de todos los rangos de edades. Un “coming of age” distinto, más real que los otros, comparable con "Bajo la Misma Estrella", que nos deja una sensación de tristeza, pero a la vez un mensaje esperanzador.
Todos venimos al mundo con un propósito.




Recomendaciones
Intensamente - 2015Sicario - 2015
Belleza Americana - 1999

2 comentarios: