sábado, 1 de julio de 2017

RESEÑA - Halloween - 1978






Para muchos, la decada del 70 fue la mejor del cine. Los grandes estudios eran cosa del pasado; directores como Scorsese, De Palma o Coppola hacían sus primeras armas claramente influenciados por el cine diferente, el proveniente de Europa, el de autor donde la visión del director se plasmaba en pantalla.

Hacer una película dejó de ser un lujo para pocos y se convirtió en algo mas accesible que en décadas anteriores. El cine independiente/casero veía la luz por primera vez (un ejemplo es “Easy Rider” de Hopper/Fonda; 1969) y los jóvenes se animaban a meterse en el mundo cinematográfico.



El genero del terror se benefició mucho con esto, siendo probablemente “La Masacre de Texas” el ejemplo mas claro de como no se necesita demasiado dinero o grandes estrellas para conseguir un éxito. Siguiendo esta línea, en 1978 y con un presupuesto de 300.000 dolares, John Carpenter nos presentó a un personaje enmascarado que terminaría convirtiéndose en el causante de mas de una pesadilla. ¿Su nombre? Michael Myers. ¿La película? “Halloween.

Siendo apenas un niño, en la Noche de Brujas de 1963, y valiéndose de un cuchillo, Michael asesina a su hermana. Tras pasar 15 años en una institución mental, se escapa apenas ve la oportunidad y se dirige a su pueblo natal Haddonfield, donde desatará una nueva serie de asesinatos y acechará a Laurie (Jamie Lee Curtis), una adolescente que le recordará a su hermana.



“Halloween” es una película diferente a la mayoria desde el momento cero. La acción se abre con nosotros como protagonistas. ¿A que me refiero con esto? A que esta transcurre en primera persona, vemos  lo que ve Michael, y aunque querramos escapar no podemos: en menos de cinco minutos Michael dejó de ser un niño pequeño e inocente para convertirse en asesino…y nosotros en Michael. Ya nos compenetramos con los hechos y no seremos capaces de despegarnos de ellos hasta que los creditos finales comiencen a aparecer…

Carpenter sitúa la acción en una de las noches mas características del pueblo norteamericano, y como heroína elige a una joven estudiante quien decide pasar sus noches libres como  niñera en vez de salir a divertirse con sus amigos. Parte del éxito de “Halloween” se debió a esa facilidad con la que logró plasmar en pantalla  la vida de ambos lados de la población joven, tanto de aquellos responsables (Laurie) como de quienes solo quieren divertirse (sus amigos).
Laurie es la chica estudiosa a quien se le dificulta entrar en contacto con los chicos, pero que con facilidad se codea con chicas populares. En apariencia debil y vulnerable, en los momentos necesarios es capaz de sacar valentía de donde no la hay para enfrentarse al hombre espanto. Jamie Lee Curtis da vida al personaje que catapultó su carrera (y por el cual será recordada por siempre) con una naturalidad abismal, en donde el factor de la edad jugó un factor determinante a la hora de construir algo creíble. A pesar de no hacer maravillas, su desempeño es correcto y logra lo esencial en una pelicula como esta: hacer que el espectador sienta lo que ella siente.



Muchas películas de años posteriores le deben mucho a “Halloween” y al cine de terror de los 70s en si. La de Carpenter es el estado cuasi primogenio de los slashers que, no necesariamente mejores o siquiera buenos, abundarían en la decada de los 80s, como “Viernes 13” o “Pesadilla en la Calle del Infierno”. Con los años, Michael Myers se ha erigido como uno de los villanos mas interesantes del cine, al punto de colocarse entre aquellos de culto. Referencias se han hecho cientas, secuelas bastantes, y remakes desgraciadamente dos mas de los necesarios, perdiendo estos ultimos el espiritu de la cinta original y convirtiendose mas que en una película de terror, en un festival gore que no logra ni por asomo acercarse a la magia de la que dio origen a todo.

Es esta esencia la que con los años se ha perdido en el cine de terror en general, un cine en donde se busca un susto momentáneo que nos haga saltar de nuestros asientos por un segundo en vez de generar una trama llena de intriga y suspenso, en donde la atmosfera de por si nos deje intranquilo. Sagas como “El Juego del Miedo”, “Destino Final” o “Actividad Paranormal” (quitemos la primera entrega de esta ultima de la discusion, ya que es la unica que vale la pena), a quienes los jóvenes acuden en manadas para presenciar el capitulo mas reciente han hecho del terror una experiencia aburrida y predecible. Pero afortunadamente hay quienes deciden mantenerse fieles a aquello que los enamoró de este tipo de cine, y películas como “El Conjuro” y su secuela, o una poco renombrada “Willow Creek” nos hacen creer que hay una luz al final del camino; ese camino en donde el terror es la respuesta, donde no se busca ese “placer efímero” del susto espontáneo, sino mas bien que toda la experiencia sea digna de escalofrios y pesadillas…



“NO DISTINGUE EL BIEN DEL MAL, LO CORRECTO DE LO INCORRECTO (…) TIENE LOS OJOS NEGROS (…) ES MALVADO”  Sam Loomis (Donald Pleasence), sobre Michael Myers.

Michael asusta por su serenidad, por su paciencia y frialdad a la hora de asesinar. Dejó su lado humano atrás hace 15 años cuando acabó con la vida de su hermana para convertirse en una maquina de matar.  El no saber por donde aparecerá o de que modo actuará es lo que resulta realmente efectivo a la hora del terror. Se mueve en las sombras como nadie y su incapacidad a la hora de hablar lo convierte en un ser aún mas terrorifico e impredecible. Ni hablar de su máscara, ese rostro de goma inexpresivo que no nos transmite nada pero que nos genera todo.  A su vez, Michael funciona como un arma decidia a expiar; llega al mundo para eliminar a aquellos jóvenes libidinosos que solo tienen una cosa en mente. Su objetivo es castigar al pecador, razón por la cual al enfrentarse con Laurie…sucede lo que sucede.

Hay películas que van mas allá de ser tecnicamente perfectas, que logran resaltar por el aura generada sobre si mismas y gracias a méritos propios a la hora de encantar audiencias. “Halloween” no es la película perfecta si nos ponemos a repasar a fondo cada apartado técnico individualmente, pero con personajes identificables, un dialogo que aunque regular resulta digno de ser citado y varias escenas memorables logra convertirse en un espectaculo mas que disfrutable la primera, segunda, tercera o cualquiera sea la ocasión en que se la enfrente.


A casi 40 años de su estreno se mantiente igual que en sus primeros dias: 90 minutos que pasan como bala en tiempo real pero que se quedan en nuestro inconsciente por siempre; una experiencia como pocas para aquellos que eligen ser asustados.  Personalmente la he visto varias veces, y mientras mas lo hago mejor se pone. Cuando se cree que se puede anticipar lo que sucederá, la película de Carpenter nos demuestra que sigue siendo capaz de sorprendernos, generando en nosotros lo mismo que cuando la descubrimos.

“Halloweenresalta por su normalidad y nula avaricia; se nota su realización como una película que no intentaba cambiar una determinada forma de hacer cine, pero que de buenas a primeras se hizo acreedora de un culto de seguidores que con los años no hace mas que crecer y crecer. En una década en la que el cine estuvo repleto de grandes espectaculos, y donde cada género tuvo una o mas películas que resisten al paso del tiempo, la dirigida por John Carpenter y protagonizada por Jamie Lee Curtis ha pasado a la historia no solo como una de las películas independientes mas exitosas de todos los tiempos, sino tambien como uno de los mas grandes exponentes de como debe ser concebido un espectaculo de terror…




TÍTULO: Halloween
AÑO: 1978
GÉNERO: Terror - Suspenso
DIRECTOR: John Carpenter
PROTAGONISTAS: Jamie Lee Curtis – Donald Pleasence – Nancy Loomis – P.J Soles


Entradas recomendadas

El Silencio de los Inocentes - 1991
Alien: el Octavo Pasajero - 1979
Que fue de Baby Jane? - 1962
Dos Hermanas (Janghwa Hongryeon) - 2003
Blair Witch - 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario