sábado, 5 de agosto de 2017

RESEÑA - Mentiras Verdaderas (True Lies) - 1994





James Cameron
pasó a la posteridad del cine en 1997 tras dirigir una de las tres películas mas ganadoras de la historia de los Oscar: “Titanic”. Para ese entonces, el director que previamente había adquirido renombre en la industria por las dos partes de “Terminator” y su incursión en “Aliens” era ya un experimentado en el mundo del cine de entretenimiento, ya que en 1994 nos entregó un espectaculo tan costoso como ninguno, y tan impresionante como pocos; volvió a formar equipo con Arnold Schwarzenegger (aunque esta vez con este como espía, no androide) en “Mentiras Verdaderas”.

Harry (Schwarzenegger) es un hombre que constantemente decepciona a su familia; se hace pasar por vendedor de computadoras cuando en realidad es un espía que trabaja para “la última línea de defensa” del gobierno . Su esposa Helen (Jamie Lee Curtis), que nada sospecha de su marido, es una oficinista con una vida monotona y plana con ambicion de aventuras. Pero todo cambiará  cuando Harry deba hacerle frente a su mision mas arriesgada: una posible infidelidad de su mujer. Ah…y la lucha contra una organización terrorista!



En un mundo apenas salido de la Guerra Fria, el terrorismo se habia convertido en la nueva amenaza, y es un poco increíble pensar que hoy en día se mantiene así o incluso peor. “Mentiras Verdaderas” termina siendo, por supuesto, un homenaje a la “grandeza de los Estados Unidos de America” y su arquetipo de héroe americano; aunque resulta un poco extraño que este sea interpretado por un Polaco, verdad?

Cuando Cameron se gastó 115 millones de dólares en una película protagonizada por Schwarzenegger todo el mundo debió de pensar que estaba loco; pero como muchas veces sucede, los locos terminan siendo genios, y Cameron, un visionario por naturaleza, se salió con la suya al recaudar alrededor del triple de su presupuesto a nivel mundial. Si, todo eso con un protagonista que en escena domina con mas fluidez el Árabe que el Inglés.



Pero el costo de “Mentiras Verdaderas” lo vale, porque al presenciarla quedamos asombrados de todo lo que en ella vemos. En 1994 los efectos especiales no eran lo que son ahora, y aún así estos podrían encajarse en cualquier película actual y salir airosos. ¿Quieren una persecución entre una motocicleta y un caballo dentro de un hotel? La tienen! No solo significó un gran esfuerzo técnico sea cual fuere la forma en la que fue ejecutada, sino que tambien se convierte en uno de los momentos mas hilarantes de una película repleta de gags y chistes por doquier, en donde  a medida que las situaciones se van desenvolviendo, estos no hacen mas que aumentar su comicidad. Sumémosle a esto un Schwarzenegger y una Curtis exprimidos al máximo para hacernos reír y unas cuantas apariciones de un Bill Paxton (otro favorito del director) capaz de tentarnos hasta las lágrimas, y “True Lies” se convierte en una gran exponente de la mezcla exitosa entre acción y humor, situandose en lo mas alto de las producciones de este tipo.

Las mentiras siempre salen a la luz, y a medida que la película avanza notamos que estas llegan a un punto de no retorno en donde inevitablemente serán descubiertas, y es cuando esto sucede, cuando nos parece que la trama ya no tiene mas nada para ofrecer, donde comienza el verdadero espectaculo de acción. Explosiones, persecuciones, helicopteros y aviones de la fuerza aerea, todo inunda la pantalla en un sinfín de momentos de extasis que parecieran interminables pero en el buen sentido.



A pesar de sus mas de 140 minutos de duracion, “True Lies” logra mantenernos al borde de nuestros asientos de principio a fin y con ganas de mas cuando llega el final. Pocas películas tienen esa capacidad, y es por eso que la de Cameron con su envejecimiento se ha hecho acreedora de un status de culto y es adorada por quienes la descubren.

Las películas pueden generarnos muchas cosas, desde lagrimas hasta risas, plantearnos cuestiones sobre la vida o ayudarnos a descubrir quiénes somos; sin embargo se necesita algo primordial para que todo esto suceda: el entretenimiento. Entretener es el objetivo principal del cine, y de este se deriva todo lo demas, ya que si no nos sentimos a gusto con lo que estamos viendo no nos dejaremos atrapar totalmente por la acción. Puede que “Mentiras Verdaderas” no nos deje ninguna enseñanza existencial, pero cuando se trata de entretener, es de los ejemplos mas remarcables que pueda recordar.




Me costó mucho escribir sobre esta pelicula, ya que es mas dificil redactar y ordenar ideas de forma en que todo quede lo mas perfecto posible (en mi opinion) cuando algo me gusta mucho, que cuando me parece regular o deficiente. “Mentiras Verdaderas” fue un debe por mucho tiempo, por lo que la retrasé pensando que me iba a decepcionar si la encaraba con esa idea en la cabeza. Pero como muchas veces (mas seguido de lo que me gustaria admitir), me equivoqué, y acá estoy, con una película mas en mi lista de favoritas…

                           

TÍTULO: True Lies
AÑO: 1994
GÉNERO: Acción - Comedia
DIRECTOR: James Cameron
PROTAGONISTAS: Arnold Schwarzenegger – Jamie Lee Curtis – Bill Paxton – Tom Arnold


Entradas recomendadas

Spider-Man: Homecoming - 2017

Halloween - 1978
Alien: el Octavo Pasajero - 1986

No hay comentarios:

Publicar un comentario