jueves, 29 de septiembre de 2016

RESEÑA - Alguien Como Tu (She's All That) - 1999





                 (Súmense a #EnamoradoDelCeluloide en Facebook y Twitter)

Luego de las vacaciones, Zack es dejado por su novia quien ahora sale con la estrella de un reality. Para demostrar su poderío y popularidad apuesta con su amigo Dean, que será capaz de convertir a cualquier chica en reina del baile de graduacion.

En 1999 los hermanos Weinstein produjeron una cinta adolescente que pasaría a la historia del cine teen norteamericano tal vez no por su calidad, sino por la misma razon que lo hacen todas: porque si.
Está demas aclarar que las peliculas apuntadas al público juvenil a mediados de los 90’s no buscaban ser originales, ya que con cada una que vemos nos damos cuenta de que la formula no hace mas que repetirse, con pequeñas variaciones.



Laney es la chica cerrada con una inclinación a lo artístico, que luego de la muerte de su madre toma su rol y asume las responsabilidades de la casa, como mantenerla en orden y servirle el desayuno a su hermano. Sin embargo, no es lo que uno pensaría la primera vez que la ve, ya que demuestra ser una “antisocial” con habilidades sociales cuando es necesario. Sabe desenvolverse en grupos, a la vez que demuestra cuan facilmente puede resultar herido aunque haya prometido no volver a llorar en frente de una persona nunca mas.

Por el otro lado tenemos a Zack, presidente de la clase y el chico mas popular de la escuela, pero que de a poco  nos vamos dando cuenta de que es en realidad una persona insegura de si misma. Las universidades ya le respondieron pero decide dejarlas de lado; siente que su padre proyecta en él todo lo que no pudo lograr. En determinado momento lo vemos hacer lo impensado para un chico popular: intenta encajar, y con miedos y nerviosismo previo lo intenta, logrando un resultado inesperado para él, una nueva experiencia que lo hace sentir diferente y que tendrá incidencia en sus decisiones futuras.




Es allí donde conjugan lo popular y solitario, donde vemos un cambio de roles y Laney se siente en su terreno, invitando a Zack a adentrarse en el.
La presencia de uno afecta la vida del otro. Mientras que gracias a Laney, Zack encuentra al fin un aparente camino para su carrera universitaria, es gracias a este que Laney finalmente se abre y se anima a comportarse como adolescente dejando las responsabilidades adultas de lado.


                           

“Cuando te abres a la gente dejas que entre lo bueno y lo malo” profesa una línea del guión, y es cierto para Laney que a pesar de pasarla bien, de a momentos lo sufre, y es en ella donde nos reconocemos todos los que tuvimos la desgracia (o suerte tal vez?) de ser los raritos en secundaria, ya que las películas adolescentes tienen esa capacidad innata de ser identificables con nuestra propia historia. La secundaria posiblemente sea la etapa mas dificiles de nuestras vidas hasta ese momento, donde nos formamos y empezamos a encaminar nuestra vida, en donde los buenos momentos no necesariamente superan a los malos, pero está en nosotros hacerlos contar.




Si hay algo destacable en el cine adolescente es la musicalización. Con “Kiss Me” cuando Laney baja la escalera se convierte en uno de los momentos mas recordables de toda la cinta; y a su vez durante toda la película escuchamos rolas de fines de los 90´s que representan el poder del individualismo juvenil que se sentia en esa epoca; de aquellos a punto de salir al mundo para comérselo, sin saber lo que les esperará.

Así tambien, el superficialismo dice presente en este género, sino como se explica que al final todo salga como debería, solo cuando la chica poco atractiva termina convirtiendose en al reina de la belleza? Ese sindrome de belleza exterior se ha ido dejando de lado con los años y, a pesar de que aún quedan algunos  vestigios, el cine actual, el que el adolescente de la segunda decada del siglo XXI consume pareciera centrarse mas en lo interior, lo filosófico y la capacidad de la palabra sobre la apariencia.





Llegué a “She’s all That” luego de ver “Beyond Clueless”, el documental financiado por internet que se propone analizar el cine adolescente de fines de los 90’s y principios de los 2000’s. Honestamente no le tenía mucha esperanza, pero terminó sorprendiendome, por su normalidad, por como no pretende ser mas de lo que puede ser, sintiendose comoda con lo que es.
Zack y Laney no son por lejos la pareja mas memorable de la pantalla en la comedia romantica, y su premisa puede carecer de originalidad, sin embargo gracias a lo dicho anteriormente logra mas que muchas otras películas: hacernos pasar un buen rato y rememorar sus lineas y escenas.



Las expectativas que tienen los demas en nosotros a esa edad tambien quedan en evidencia , una vez mas, en el momento donde se intercambian los roles. Jugando con una pelota y repitiendo  “no dejes que caiga(…) pero en algun momento caerá”, se logra una de las escenas que mas conecta con la audiencia, en donde nos damos cuenta que todos proyectan sus frustraciones en nosotros, sin darse cuenta que somos los dueños de nuestras vidas y estamos aquie para crear crecer equivocandonos y aprendiendo.

Como película para todo público puede no funcionar de la mejor manera, pero como espectaculo adolescente si. Despues de todo, no nos  olvidemos que uno va al cine para desconectarse del mundo por el tiempo que dure la película.
Puntos en contra tiene muchos, su poca profundidad en el guión, sus personajes poco desarrollados y mas, pero tiene a favor algo muy importante, y es que una vez que la vemos no la olvidamos. Con esto no la catalogo como una gran película, porque no lo es, sino que logra algo que muchas otras de mayor calidad se lo proponen y ni siquiera se acercan.




TÍTULO: She’s all That
AÑO: 1999
GÉNERO: Comedia romanticaCine adolescente
DIRECTOR: Robert Iscove
PROTAGONISTAS: Freddie Prinze Jr Rachael Leigh Cook Anna PaquinPaul WalkerMatthew LillardKevin Pollak


No hay comentarios:

Publicar un comentario