miércoles, 23 de diciembre de 2015

Sicario - 2015







TÍTULO: Sicario
AÑO: 2015
GÉNERO: Policial
DIRECTOR: Denis Villeneueve
GUIÓN: Taylor Sheridan
PROTAGONISTAS: Emily Blunt - Josh Brolin - Benicio Del Toro


Cuando uno tiene expectativas muy grandes en una película existen altas probabilidades que después de dos horas uno salga decepcionado. Mi enamoramiento con “SICARIO” comenzó desde su primer poster,  y aumentó con el fantástico tráiler. Hace unos días la vi finalmente, y es de lo mejor que el año nos ha regalado



Habiendo visto una sola película de Villeneueve previamente, “PRISONERS” del 2013, aún no estoy familiarizado con la forma de hacer cine del director; aunque supo cautivarme con su trabajo. Con Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal y Paul Dano en los roles importantes, “PRISONERS” fue una de las grande sorpresas de hace 2 años; un thriller excelentemente construidos con momentos realmente magistrales y una fotografía despampanante. La vara quedó muy alta para su próximo trabajo, “ENEMY” con Gyllenhaal una vez más; película que no llegó a los estándares esperados tanto crítica, como públicamente, pero que no deja de ser buena.



HABLEMOS DE “SICARIO”, LA TIERRA DE NADIE.

Kate Macer (EMILY BLUNT, bellísima hasta cuando está fea) es una agente del FBI que, luego de su buen rendimiento en el campo es elegida por el gobierno para formar parte de una operación especial relacionada con México y sus carteles. Desde el primer momento notamos desconfianza y roces con sus nuevos compañeros y “ejemplos a seguir”. Alejandro y Matt Graver (Benicio Del Toro y Josh Brolin respectivamente); cada uno con una oscuridad muy latente y personalidades escondidas. Cada uno con su propio objetivo. Mientras que Macer busca cumplir con el procedimiento al pie de la letra, Graver y Alejandro son experimentados, y la legalidad a la hora de llegar a sus fines no es la prioridad. Ellos a a su vez, son los antagonistas de Macer; son todo lo que ella no quiere terminar siendo, pero en lo que sin duda se convertirá si sigue sus pasos.



Es imposible no recordar la obra maestra bañada en azul que Steven Soderbergh nos brindó en el 200, “TRAFFIC”. Las conexiones son muchas y su legado se siente en el aire. Pero en  lo que pudo haber fallado “TRAFFIC”, “SICARIO” sale ganadora con creces. El ritmo de la obra de Soderbergh se torna lento en varias ocasiones, por lo que dificulta su seguimiento; por otro lado, la de Villeneueve es dinamismo y tensión pura de forma constante. Vemos, sentimos la acción, incluso cuando no sucede en pantalla; sabemos que está ahí.  Puede que no sea innovadora, pero utiliza todos los elementos ya conocidos de un thriller policial y los eleva a la mayor potencia posible, logrando un resultado fenomenal.



Una gran película se logra por partes; si cada elemento individual es bueno, es imposible que el todo no lo sea. El guión de Taylor Sheridan es espléndido. Villeneueve como director de la orquesta, quien mantiene el barco a flote, está  magistral. Las actuaciones son lo que más a la vista están, y no defraudan ni por un fotograma. Sin embargo, lo más destacable en mi humilde opinión, es la tensión generada por el film, y como esta se va construyendo, en gran parte gracias al sonido. Es espectacular y nos transporta al ambiente de forma instantánea. También aporta mucho, la crudeza de las imágenes retratadas. Ya desde un primer momento, la película es una prueba de muerte para cualquier estómago, y a medida que nos adentramos a Ciudad Juárez la cosa empeora. Cadáveres desnudos colgando de puentes, cuerpos mutilados. Sin duda alguna, puede herir la sensibilidad de aquellos susceptibles. Pero esta crudeza no hace más que sumar, que aportar realidad al asunto; no hace más que mostrar las cosas como son al sur de la tierra prometida. Y es shockeante.




La experiencia frente a la pantalla, y una vez terminada la película, la forma en que reaccionamos, lo son todo. Si nos llega a un nivel interior distinto a la mayoría, obviamente ese film tiene algo particular; sin embargo, una película no necesariamente debe ser buena para que esto suceda, pero cuando lo es, y su grado de construcción es tal, que roza la perfección, no dudaría que tiene el material para convertirse en un clásico. Tal vez “SICARIO” no logre ese posicionamiento de forma inmediata, pero seguramente llegará a ocupar ese lugar tan anhelado por tantas, pero reservado para muy pocas.
Es una película oscarizable? Por supuesto. Su contenido es el menú favorito de la Academia. En cada categoría resultaría ser una fuerte, digna y merecedora competidora, pero su tempranero lanzamiento frente a otras cintas que sin duda el Tío Oscar tendrá en cuenta pueden generar que sea obviada, lo cual desde ya digo, sería un gran error.



Algunos podrán sentirse decepcionados porque no pasamos los 120 minutos llenos de tiros. Pero no es necesario; también hay personajes que necesitan un poco más de desarrollo y en los cuales se podría adentrar un poco más. Pero son tantas las cosas excepcionales en “SICARIO”, que logran reducir la magnitud de sus “errores”.
Recomendable? Absolutamente. Si no le dan una oportunidad, se perderían algo de lo mejor de este año.  Hay rumores de una posible secuela, la cual tal vez no sea la mejor alternativa, a no ser que el mismo equipo se junte una vez más.
“SICARIO” es la mezcla perfecta entre buen cine, entretenido y taquillero. Que más se puede pedir?





                                     


                         VALORACIÓN: 9.3/10


Tal vez pueda interesarle:

Dazed and Confused - 1993
Vivir - 1952
Belleza Americana - 1999
La Red Social - 2010
El Cazador - 1978

No hay comentarios:

Publicar un comentario