viernes, 4 de diciembre de 2015

El Final del Tour; 2015







TÍTULO: The End of the Tour
AÑO: 2015
GÉNERO: Drama
DIRECTOR: James Ponsoldt
PROTAGONISTAS: Jason Segel – Jesse Eisenberg – Joan Cusack





En 1996, David Lipsky (Eisenberg), periodista de la Rolling Stone, se embarca en un viaje de 5 días para entrevistar a David Foster Wallace (Jason Segel) autor de "La Broma Infinita", reconocida como una de las mejores novela de lengua inglesa del siglo, y el autor a su vez, uno en una generación. Lipsky acompañará a Wallace por la última parada de su tour promocional, situación que le da nombre a la película. Esto es "The End of the Tour".




Ya en 2008, Lipsky está en su casa, y le llega una noticia: Wallace está muerto, de un aparente suicidio. Conmocionado por la noticia, Lipsky busca entre sus cosas y encuentra unas cintas de audio. Esto lo hace recapitular, y nos lleva por el trayecto de la película, recordando su encuentro con Wallace.


James Ponsoldt es el encargado de dirigir a Jesse Eisenberg y Jason Segel. Conocido por sus trabajos independientes, en esta ocasión no se aleja mucho de su tradición, y el ambiente independiente se siente a cada minuto. Eisenberg, nominado al Oscar en una ocasión, deja su naturaleza de soberbio y arrogante (tranquilos! Solo por un rato. Después vuelve a ser él mismo) y está convincente en su papel de reportero/aspirante a gran escritor; ese reportero que siente que no está haciendo lo que mejor se le da, hasta que encuentra la posibilidad de entrevistar al escritor del momento.



En cambio, Segel es lo mejor de la película. Conocido por protagonizar comedias por poco disparatadas, en esta ocasión da un giro de 180 grados y demuestra su calidad de actor. (Siempre se dice que los mejores papeles de los actores cómicos son los dramáticos. Y acá queda demostrado con creces).
Como Wallace ofrece un trabajo sobresaliente; la inseguridad y la soledad es lo que mas recibimos de este David, así como también sus aires de inteligencia y egocentrismo de a ratos, dignos de todo escritor.


La película es buena, aunque podría argumentarse que la primera media hora es media lenta y poco convincente. Sin embargo, una vez que el personaje de Segel aparece y se devora la pantalla, todo cambia, el ritmo se vuelve más dinámico e interesante para el espectador. También podría decirse que es un poco complicada de seguir a consecuencia de los diálogos complejos, y la complejidad misma de los personajes, y el mundo que los rodea.
También es digno de remarque, la pequeña transformación que sufre Lipsky en esos días, lo cual queda en evidencia en ciertos momentos. La admiración hacia Wallace va en aumento a cada momento, y de a poco va ganando rasgos de su personalidad. Utiliza sus comentarios por ejemplo, cosa que a Wallace no le agrada. Desde ese momento, la realidad acierta su golpe, y esta relación utópica de admiración y pseudo-amistad baja al mundo real.


El frío, la nieve. Todo el paisaje helado funciona de una forma perfecta como paralelismo entre la relación de ambos Davids. Esta relación que apunta a ser cándida a medida que su conocimiento mutuo avanza, termina siendo un freezer emocional, en donde lo único que prevalece es el entrevistador-entrevistado. La admiración. El fanatismo. Un padre-hijo que no necesariamente lo es.
En líneas generales, es recomendable, y es algo lindo de experimentar. No se van a encontrar con la mejor película del año, ni con el mejor entretenimiento...tampoco es su objetivo lograr eso. Pero no es una película más. Lo que le falta de entretenimiento, lo tiene de profundidad, y complejidad. Y por eso, es una película digna de ver.




                               VALORACIÓN: 7.1/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario