miércoles, 9 de diciembre de 2015

Carta de una Desconocida - 1948






Título:
Letter from an Unknown Woman
Año: 1948
Director: Max Opuls
Género: Drama - Romance
Protagonistas: Joan Fontaine – Louis Jourdan – Marcel Journet


Viena, Austria, alrededor de 1900. Lisa (Fontaine) es una chica que asiste a la escuela, cuando al lado de su casa se muda un hombre misterioso  con dotes para la música. Stefan Brand (Louis Jourdan) es un hombre mayor, de quién se enamora, pero a sus ojos, no deja de ser una simple mujer desconocida.


Max Opuls fue el encargado detrás de cámaras; uno de los directores más fructíferos de la primera mitad del S XX, con grandes hitos cinematográficos en su haber. En este caso nos entrega un drama romántico que tira hacia el suspenso, con momentos brillantes por supuesto, pero con un error casi fatal: su mal envejecimiento.


A simple vista se nota que al momento de su estreno contaba con un ritmo narrativo dinámico. La frescura y la velocidad con la que avanza son envidiables…para películas de esa época; sin embargo hoy en día, carece de fluidez, y falla en atraer al espectador. Su corta duración (88 minutos) se vuelve tediosa a veces (algo normal en películas antiguas) al igual que difícil de seguir.
Pero no os preocupéis! También tiene cosas a su favor. Personalmente lo que más interesante encontré fue la forma en la que se cuenta todo. “Para cuando leas esta carta, probablemente ya esté muerta”. No es algo que sucede en tiempo real. Toda la acción  de la película la vemos desde los ojos de Lisa y su carta a Stefan, quién amablemente decide compartirla con nosotros.



Hay un pequeño problema una vez que corta relación con sus padres y se aleja de esta vida que no quería. Tal vez sea por su corta duración, pero no se desarrolla esta parte de la historia y no sabemos si alguna vez se volvieron a encontrar. Personalmente es algo que no me agradó, y es algo que, de haber estado, le habría sumado al todo.
La historia de amor es convencional para los tiempos actuales, pero supongo que supuso alguna innovación allá por finales de los 40’s. Fontaine y Jourdan están muy bien en sus papeles, siendo sobre los hombros de la fémina donde recae todo el peso de la película. No compramos su interpretación adolescente, pero a medida que el tiempo pasa y envejece, se vuelve más convincente. Podemos ver la ilusión y la esperanza del amor perfecto en sus ojos jóvenes, y como estos se van apagando a medida que este amor utópico da un giro, y se transforma en desilusión y desesperanza. También los momentos duros, como cuando llegando al final, Lisa pierde toda esperanza de lograr algo; la decepción amorosa llega a lo más profundo del espectador, y la forma en que Fontaine lo comunica, es fantástica.




A pesar de ser un poco lenta en su desarrollo y categorizarla como una película poco llamativa, hay que reconocer el mérito de la misma. La popularidad de esta en sus días de estreno es indudable, y es además, uno de los mejores ejemplos de cómo se debe contar una historia de una forma poco convencional.
Es recomendable? Yo dirá que sí; siempre y cuando no esperemos una maravilla del otro mundo. Es una linda película  para ver y conocer el gusto de las audiencias de hace casi 70 años. Además, es una referencia para el cine de hoy según aquellos especializados.
Es buena, pero el hecho de haber envejecido pobremente, a opinión de su humilde servidor, le juega en contra.



                              VALORACIÓN: 6.7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario