sábado, 10 de junio de 2017

RESEÑA - Rogue One: A Star Wars Story - 2016






Desde su estreno en 1977, la galaxia imaginada por George Lucas ha ganado adeptos de todas edades y nacionalidades. En sus 40 años de existencia se han rodado siete películas centradas en la historia original, se han estrenado varias series animadas para television, videojuegos, y la mercadotecnia de la saga se ha convertido en un clasico entre niños, jovenes e incluso adultos.

Sin embargo, lo de fines de 2016 fue un movimiento arriesgado: estrenar una película de Star Wars en la cual un Skywalker no fuera el centro de atención, sino tan solo un ser humano comun y corriente; una mujer. ¿Cuál fue el resultado de esa jugada? Rogue One, una película que se siente tan Star Wars como los primeros tres episodios, y que sin duda brinda un mejor espectaculo y confort a los fans que la trilogia de fines de los 90s y principios de los 2000s.



 ¿De qué va? Ubicada cronologicamente antes de “Episodio IV: Una Nueva Esperanza”, Jane Erso y Cassian Andor liderarán una peligrosa mision en nombre de la Alianza Rebelde para hacerse con la posesión de los planos de la ya conocida Estrella de la Muerte, un arma de destrucción masiva en manos del Imperio con la capacidad de aniquilar planetas completos.

De la mano de  Gareth Edwards detrás de cámaras, “Rogue One” no solo ofrece un entretenimiento muy efectivo para aquellos que la ven sin conocer previamente la franquicia (a pesar de que esto es casi imposible, algun caso debe de haber) sino que al mismo tiempo y sin exagerar, tiene todo lo que un fan a muerte de “Star Wars” busca. Desde la epica musica orquestada que recuerda a la de John Williams (no fue el compositor en esta ocasión), también está repleta de referencias, algunas obvias y otras un poco escondidas, a las películas cronológicamente anteriores, sumado a que su ritmo de acción es igual de vertiginoso que la mejor película del género, y el contrapunto humorístico (como en todo el universo de “La Guerra de las Galaxias”) dice presente a todo momento.



En el cine, cuando se intenta traer a la vida nuevamente un clásico, ya sea con un  remake o algun material basado en este, la industria y el publico en general deja aflorar su lado mas negativo argumentando que, si las cosas fueron bien hechas en su momento, no se deberían alterar. Lo mismo sucedió con “Rogue One” antes de su estreno; de seguro muchos fueron reticentes a la idea, sin embargo, una vez que la película concluye, todos nuestros pensamientos previos son tirados automaticamente a la basura. ¿Por qué? Porque la película de Edwards es sencillamente espectacular; desde donde se la mire. ¿Efectos de sonido? ¿Referencias a lo conocido? ¿Ritmo de desarrollo de la trama? ¿Mensaje que intenta transmitir? Personalmente, aunque no la considero una película perfecta (despues de todo, ¿Qué pelicula lo es?), no se me ocurre ninguna objeción valedera de mención. Tal vez, y solo tal vez, sea demasiado extensa para aquellos poco acostrumbrados a ver peliculas de mas de dos horas, pero si el producto es bueno, mientras mas…mejor!

Regresando un poco atrás, quisiera profundizar un poco en el mensaje. Puede que se pregunten: ¿pero que tipo de mensajes puede tener una película como esta?. Y la respuesta la tiene Diego Luna, quien da vida a Cassian. El Mexicano, al promocionar la película dijo algo muy interesante en referencia a la variedad cultural que aparece en pantalla. No solo en su color de piel o forma de los ojos notamos diferencias, sino tambien en sus acentos, lo que nos lleva a pensar que “…Una Historia de Star Wars” no podría haber llegado en un mejor momento. En un mundo en donde cada vez mas se pone en tela de jucio la union entre naciones, donde los inmigrantes son recibidos de mala manera y con mala cara, donde se desconfia de cualquiera que luzca, actua o piense diferente, “Rogue One” viene para derrumbar ese muro que nos separa; llega para decirnos que la union hace a la fuerza, que todos juntos es mejor que uno solo, y que trabajando en un equipo en donde nadie es mas que nadie, no existe lo imposible.



Otro punto a destacar es Felicity Jones. No hace maravillas en su actuacion ni muchos menos (tampoco es que una película asi lo requiera, aunque Alec Guiness recibió una nominacion al Oscar por su Obi-Wan en “Una Nueva Esperanza”) asi que no es eso por lo que me intereso, sino que su grandeza reside en si misma, en ser una mujer fuerte, independiente, que sabe cuidarse y sobrevivir por si sola y no necesita la ayuda de nadie…mucho menos de un hombre, para poder salir adelante (que no se tergiverse con el trabajo en equipo, hay una diferencia). Jones retrata al ideal que toda chica joven o mujer adulta consciente de la sociedad actual se imagina; en un mundo dominado por hombres, donde las mujeres ocupan un escalon mas bajo en el status social, la actriz nacida en Inglaterra no solo es admirable, sino tambien un modelo a seguir; un ejemplo de que lo que debe prevalecer es la igualdad y no a diferencia, que todos somos capaces de las mismas cosas sin importar edad, genero, raza o provenir.

A pesar de sus 136 minutos de duración, “Rogue One: Una Historia de Star Wars” es de esas peliculas que entran en la categoria de “ritmo envidiable” (al menos la primera vez que se la ve), ya que gracias a sus momentos de climax de acción, apariciones inesperadas y demás cosas previamente mencionadas, estas dos horas y algo de minutos se suceden a tal velocidad que cuando uno quiere ver, la película ya está bastante avanzada. Tuve la suerte de verla en el cine, una sala relativamente vacía, pero aún asi la experiencia fue muy buena; es el tipo de películas que deben ser vistas en una sala para exprimier al maximo sus efectos tanto visuales como sonoros.



                         “LAS REBELIONES SE BASAN EN LA ESPERANZA”

Esa esperanza es el motor fundamental, la esperanza de que las cosas cambian no por si mismas, sino acutar nosotros para lograr ese cambio. Quedarse sentados apreciando como el mundo gira nunca ha servido de nada, pero una vez nos ponemos en marcha, nunca sabemos que nos deparará el futuro. Asi como Jane, Cassian y su banda fueron capaces de encontrar el punto debil de un imperio maligno al autoconvencerse de que era posible, al estar abiertos a recibir ayuda para poder tener éxito, tambien nosotros podemos aportar nuestro grano de arena (o quien sabe…tal vez algo mas grande) para cambiar el mundo en el que vivimos; un mundo que ya no parece mundo, que sin duda ya no es lo que era antes y que probablemente siga empeorando si no nos ponemos en movimiento.

El cine existe para hacer que el espectador sienta cosas, emociones fuertes, lindas o feas, que se vea retratado en pantalla o que sienta alguna repulsion por lo que aparece en ella. Pero el cine está ahí, para tener un efecto en nosotros, y “Rogue One” logra ese objetivo al demostrarnos que todo cambio es posible si creemos que asi lo es, y si contamos con las personas indicadas a nuestro lado para llevarlo a cabo. La esperanza es lo ultimo que se pierde, ¿verdad?



TITULO: Rogue One: a Star Wars Story
AÑO: 2016
GENERO: Acción – Ciencia Ficción
DIRECTOR: Gareth Edwards
PROTAGONISTAS: Felicity Jones – Diego Luna – Forest Withaker – Donnie Yen – Alan Tudyk – Guy Henry


Entradas recomendadas

Guardianes de la Galaxia - 2017
Sing Street - 2016
La La Land - 2016
Karate Kid - 1984

No hay comentarios:

Publicar un comentario