jueves, 5 de mayo de 2016

Película N° 620 - Chaplin - 1992







TITULO: Chaplin
AÑO: 1992
GÉNERO: Drama - Biográfico
DIRECTOR: Richard Attenborough
PROTAGONISTAS: Robert Downey JrAnthony HopkinsKevin KlineDiane LaneGeraldine ChaplinMilla Jovovich



Además de gran cineasta y cómico, quién era Charles Chaplin? Como fue su infancia? La relación con su madre? Sus comienzos en el espectáculo? Su llegada a América y la explosión? La fama mundial? Richard Attenborough narra episódicamente la vida del creador del vagabundo basada en la biografía escrita por el mismo Chaplin en los 60’s.




La película comienza con Chaplin (Downey Jr.) en uno de los momentos más íntimos que un artista puede tener: cuando se quita el maquillaje. Ya desde el principio, en sus facciones y como queda la pintura en su rostro, somos testigos de lo que la vida ha significado para él, y lo mucho que le depara.
Teniendo la charla con George Hayden (Anthony Hopkins en un personaje ficticio) como fondo, los distintos momentos de su vida se nos van presentando; Londres en 1894 cuando debuta en un escenario para suplantar a su madre (una Geraldine Chaplin fuera de serie), donde sus habilidades de entretener audiencias salen a la luz.
Su vida fue dura desde el principio. Es desgarrador presenciar cómo lo separan de su madre y su hermano, y como siendo apenas un adolescente se ve forzado a internar a esta en un loquero debido a su condición que, con los años y ya con Chaplin en América no hará más que empeorar y llegar a limites difíciles de presenciar.





                L L E G A D A  A  U . S . A


Su arribo a la tierra prometida es como empleado de una compañía hacedora de películas, cuyo dueño lo había contratado por hacer el mejor acto de borracho que hubiese visto (su primer personaje).
Ese primer contacto con las películas, el poder tocarlas y sentirlas, verlas y recortarlas, fue lo que deslumbró a Chaplin y lo hizo enamorarse de la industria. De a poco, su ambición fue creciendo hasta el punto de querer protagonizar y dirigir sus propios cortometrajes; el primer paso para crear su leyenda.
Desde un comienzo, su filmografía tuvo tintes políticos, aunque enfocados desde el humor. Sin embargo, los intentos de censura y los comentarios negativos no demoraron en llegar; cosas que en ese entonces eran solo advertencias, pero que en los años venideros le jugarían una muy mala pasada.

Lo poco que la película nos muestra del perfeccionismo de Chaplin (uno de sus pros, pero a la vez contra) a la hora de hacer sus películas son las tomas que dedica a algo tan simple como una mujer comiendo frijoles. Podría objetarse que no se lo retrató tal como era en ese ámbito, ya que las historias cuentan que era casi imposible trabajar con él. Era exigente para alcanzar la perfección; pero esa exigencia solía sobrepasar el límite bastante seguido.




J. Edgar Hoover (Kevin Dunn) fue su enemigo de todas las horas en Hollywood. Conocedor de su inclinación al comunismo (al menos así lo veía Hoover, para sacar provecho), estuvo detrás de él por años, e incluso fue el gran responsable de su expulsión del país y su retorno y residencia en Europa.
Los métodos del mandamás del FBI no eran del todo “rectos”. No solo con Chaplin, sino con otras figuras, averiguaba detalles de sus vidas sexuales para extorsionarlos y lograr lo que se proponía. En el caso de Charles, sus aventuras extramatrimoniales y su devoción por las menores de edad eran sus puntos débiles.

Douglas Fairbanks (Kevin Kline, bastante bien) fue posiblemente su único gran amigo en Hollywood. Confidente personal, compañero y con quien le gustaba pasar tiempo, al punto de extrañarlo incluso años después de su muerte.
Fairbanks significó mucho más para él, que la mayoría de sus amoríos, a quienes les dedicó solo unas líneas en su autobiografía. Además, juntos fundaron una de las compañías más renombradas en la historia de la industria, United Artists.






           V U E L T A  A  I N G L A T E R R A

Luego de la Gran Guerra del ´14, Chaplin decide volver a Londres para conectarse con su tierra luego de tantos años. Sin embargo, ya desde el principio no es la misma. A la llegada del tren una multitud lo espera y lo levanta en andas; su fama lo agobia y ya no puede siquiera moverse con libertad en su propio país; no puede sentarse en un bar a tomar una cerveza sin que lo llamen traidor por abandonar su patria en la guerra.
De todas formas, todo lado oscuro tiene sus cosas buenas, y buena parte de la población admiraba enormemente a Chaplin, querían conversar con él, pedirle autógrafos y demás. En ese entonces, era el máximo embajador de Inglaterra en el mundo.



                C R I S I S  D E L  2 9

La Gran Depresión fue un duro golpe para toda la industria cinematográfica. La cantidad de películas descendió estrepitosamente y el desempleo subió de la misma forma. Un año antes de la explosión económica negativa, Chaplin había vendido gran parte de las acciones que tenía, lo que le permitió mantener la cabeza sobre el agua. Sin embargo, se sentía culpable por no poder ayudar al pueblo en momentos de crisis, culpa que puede ser considerada como uno de los factores más importantes en la creación de “Tiempos Modernos”, la sátira de la industrialización y de como el hombre es dejado de lado y suplantado por la máquina. Tal vez la obra más icónica del cineasta.
De casualidad también (al menos lo que se nos muestra) surgió “El Gran Dictador”, luego de que discutiera en una fiesta con un pro-nazi, y su amigo Fairbanks le dijera que el Fuhrer le había robado su acto, e incluso su bigote.
Esta película marcó el acercamiento de Chaplin al cine sonoro, y por tanto el adiós al vagabundo que tanta fama le hizo ganar, ya que una vez este hablara, la magia desaparecería.




La devoción por su trabajo fue también  otro de sus enemigos. La búsqueda de la perfección lo fue alejando de sus mujeres y sus hijos, transformándolo en un hombre solitario hasta encontrar consuelo en la joven Oona, quien lo acompañaría por años, hasta el último de sus días en Suiza.

Robert Downey Jr hace maravillas interpretando a Chaplin. Fue el rol que lo lanzó al estrellato, y el comienzo de una carrera repleta de altibajos y escándalos. La trama descansa en sus hombros, en sus muecas y su mirada, y además está secundada por un reparto espectacular, desde una Milla Jovovich dando sus primeros pasos, Diane Lane que otorga una interpretación de gran calidad y culmina con un Anthony Hopkins que venía de ganar el premio de la academia por su personaje de Hannibal Lecter y disfrutaba de uno de sus mejores momentos actorales.
La escena de su homenaje en los Oscar es movilizadora hasta para el más duro de todos. Ver lo que este hombre logró con sus películas, sin emitir siquiera un sonido por gran parte de su carrera, hacer brotar lágrimas de alegría y de tristeza con la misma facilidad, es una prueba fiel de “la magia del cine”, ocupando el lugar que solo los más grandes entre los grandes tienen el honor.





Si tuviera que calificarla, diría que es muy buena; un drama autobiográfico recordable por su contenido y su figura. Claro está que contiene instantes de humor, pero también hay lugar para la seriedad y la tristeza.
“Chaplin” de Attenborough es un homenaje más que acertado a la figura de uno de los más grandes y exitosos cineastas de la historia, otorgando detalles de su vida que no muchos conocen.
En promedio las actuaciones son muy buenas, siendo la de Downey Jr la que se despega del resto (obtuvo una nominación al Oscar).
El film puede carecer de grandeza a cada instante, pero sin duda tiene la cualidad que muchas desearían tener: es recordable, con una sonrisa.







                     VALORACIÓN: 7.5/10



Recomendaciones

El Proyecto de la Bruja de Blair - 1999
La Red Social - 2010

El Exorcista - 1973
Tristana - 1970
Wall-E - 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario