martes, 2 de agosto de 2016

RESEÑA - El Clan - 2015





En la Argentina de los 80, el clan Puccio se dedicaba al secuestro de personas. Liderado por su patriarca Arquímedes (Francella) cometieron varios crímenes a lo largo de la década. Sin embargo, el retorno a la democracia y el peso de conciencia de su hijo Alejandro (Lanzani) harán tambalear su piso, poniendo en riesgo el lucrativo negocio familiar.


“El Clan”
fue un éxito rotundo en su país. Basada en una historia real, tal vez este sea el principal atractivo de la cinta.El público simplemente adora ver representados en la gran pantalla hechos conocidos, ya sean de la actualidad, o del pasado que le genere algún tipo de nostalgia.




Con Pablo Trapero detrás de cámaras y a cargo también del libreto, la película cuenta con algunas cosas a destacar en estas categorías. Situándose en momentos puntuales a través de los años, el guión es bueno y retrata de buena manera a la familia.

Sumado a esto, Trapero como director está a un gran nivel, regalándonos tomas meritorias y creando una tensión constante en varios momentos. No puedo no destacar el plano secuencia del que somos testigos en los primeros minutos de la cinta, en donde Arquímedes pasa de la cocina y un masaje a su esposa, a mostrarnos las precarias condiciones de aislamiento de una de sus víctimas.



Quiero detenerme en la música por un momento. Esta herramienta es una de las responsables de transportarnos a la época de la historia, que si bien no termina de convencerme al cien por ciento, termina convirtiéndose en un personaje más de la película.

El uso de la música a la hora de mostrar los secuestros es magistral. El contraste del ritmo que nada tiene que ver con lo que sucede en pantalla, con las imágenes violentas que reciben nuestros ojos es fantástico. La banda sonora está ahí para alivianar la situación, pero a su vez funciona como otro artefacto que ayuda a construir la tensión y nos lleva a casi que no creer lo que estamos presenciando.




La edición con fragmentos de videos de la época también es parte esencial del argumento. A través de filmaciones correspondientes a los años en que tiene lugar la película nos generamos un contexto y nos situamos en la situación social Argentina. Una Argentina en pleno cambio radical político que pareciera querer acabar con los privilegios que tenían aquellos en un régimen anterior.



Pero si hablamos de lo más importante de la película, tiene que ser la parte actoral. Todo el elenco otorga buenas actuaciones, pero las que se destacan son las dos principales: Lanzani y Francella.


En el caso de Lanzani como el hijo estrella de rugby de la familia, logra un personaje dubitativo, joven y con esperanza a futuro, con restos de conciencia pero que, al igual que su padre pareciera tener una obsesión por el dinero. Desde que lo vemos en pantalla notamos una cierta disconformidad con lo que hace, no lo vemos totalmente convencido de que eso sea lo correcto, y lo más duro de todo es ver como aun queriendo salirse no puede; está bajo los hilos de su titiritero padre, y una vez en esa posición, no hay escapatoria.




Francella es excepcionalmente fantástico. Este actor que se ganó el corazón de su pueblo con sus interpretaciones cómicas décadas atrás demuestra una vez más que su oficio principal es el ser actor. Con una facilidad para la comedia tal vez, pero que tiene esencia de actor; camaleónico y perfecto como pocos.


Ya en 2009, con “El Secreto de Sus Ojos” y en un papel más secundario había sorprendido a todos con su actuación. Ahora, 6 años después tiene un protagónico dramático que aprovecha…y de qué manera! Su mirada lo dice todo. Esos ojos color cielo penetrantes, junto a ese cabello blanco papel crean un rostro terrorífico y sin gestos. Su sangre fría y su crueldad se notan en su mirada. Su porte físico, la transformación a la que se sometió para representar el papel de patriarca, todo es digno de mención.

Francella una vez más nos demuestra, como muchos grandes de la comedia a lo largo de los años, que lo que mejor se le da son los roles serios y dramáticos.




Al estar a todo momento enfocados en la historia de los Puccio, la película nos muestra la vida familiar del clan, a la misma vez que sus crímenes. Y es en esta vida familiar en donde vemos lo que quienes los conocían del barrio veían: un padre cariñoso, dedicado a su mujer e hijos, que haría cualquier cosa para mantenerlos a salvo. Y eso es lo más terrorífico de todo, la dualidad de la que era capaz Arquímedes, un vecino fácilmente querible, pero que por dentro era la mismísima reencarnación del mal.
 


La tensión dice presente a lo largo de toda la cinta. En algunas escenas, como la redada por parte de la policía en donde atrapan a Alejandro en su casa, es muy buena, pero es esta misma calidad la que deja la vara tan alta que no logra mantenerse durante toda la película.

Otro punto “en contra” es que nos metemos de lleno a la acción conjunta de Arquímedes y Alejandro, pero no somos testigos de cómo este último llegó a esa posición. Desde que lo vemos la primera vez notamos su incomodidad, por lo cual es obvio que no debe haber accedido con facilidad a ese puesto. ¿Está ahí a pedido de su padre? ¿Siempre tuvo interés en el negocio familiar? ¿Está ocupando el lugar de su hermano que está en el exterior? A través de la película, nunca lo sabremos.




El clima generado alrededor de “El Clan” siempre estuvo a un nivel alto. Fue la preseleccionada Argentina para los premios Oscar, además de haberse lanzado una serie de televisión de gran éxito para extender el universo Puccio, y un libro con testimonios de los involucrados.

Trapero logra una buena película. Antes que nada logra el objetivo principal del cine: entretener. Luego vienen cosas más complejas, como un buen trabajo en los diálogos, tomas y planos fácilmente memorables, una banda sonora superflua y actuaciones muy buenas, sumadas a una perfecta.




Lo que la mayoría recordará en los años por venir será a Francella en el que hasta ahora es el papel de su vida. Los que no nos conformamos solo con lo superficial, recordaremos una historia bien construida, con elementos bien posicionados y ejecutados de gran forma. En fin, una película memorable que quien sabe, algun dia tal vez pase a ocupar un lugar entre las grandes obras del cine Argentino.


TÍTULO: El Clan
AÑO: 2015
GÉNERO: DramaHechos Reales
DIRECTOR: Pablo Trapero
PROTAGONISTAS: Guillermo FrancellaPeter LanzaniLili PopovichStefanía KoesslGiselle Motta


Entradas recomendadas

Guardianes de la Galaxia - 2014
Batman Vs Superman - 2016

La Bruja - 2015
Deadpool - 2016

Orgullo + Prejuicio + Zombies - 2016


No hay comentarios:

Publicar un comentario