sábado, 8 de abril de 2017

RESEÑA - Silencio (Silence) - 2016






Scorsese
ha declarado varias veces que de no haber sido cineasta, sin dudas se habría convertido en sacerdote; así de importante fue y es la religión en su vida. A lo largo de su carrera la ha involucrado en distintos proyectos, generando un grado de polémica enorme con “La Ultima Tentacion de Cristo” llegando a ser prohibida su proyección en varios países e intentos por parte de la iglesia para prohibir su distribución.

 En 2016, casi 30 años luego de ese proyecto, volvió a darle un lugar central al Cristianismo en su cine con la adaptacion de “Silencio”, la novela del Japones Shusaku Endo, película que según palabras propias del director “hace tres decadas queria hacer, pero siempre se anteponian otros trabajos”.  ¿Valió la pena la espera? Me animaría a decir que si.




En el Siglo XVII el padre Ferreira (Liam Neeson) viaja a Japón para dar a conocer la palabra de Dios a sus habitantes en una etapa de la historia donde la Invasion Ideologica Europea pretendia enseñar el Cristianismo en los rincones del mundo. Ferreira desaparece sin dejar rastros y la Iglesia envia a Sebastian Rodrigues (Andrew Garfield) y Francisco Garupe (Adam Driver), dos padres Jesuitas para localizarlo y traerlo a casa. Conscientes del peligro que correrán en el país Nipón a la caza de Cristianos, la experiencia los afectará profundamente y pondrá a prueba su fe.

“Fue en el silencio que escuché tu voz”. En el silencio es donde nos descubrimos, en donde lo mas interno e impuro de nuestro ser sale a la luz; donde peleamos con nuestros demonios internos, es cuando la capacidad de razonamiento se ensancha, posibilitando nuestro entendimiento personal.




La ausencia del sonido es de vital importancia en la película, no solo por su titulo. ¿Cómo explicar el silencio de Dios ante el llamado de los necesitados? Scorsese no da respuestas porque no las tiene, pero nos expone a su forma de verlo, nos traslada a su mente y a la mente de los protagonistas. Porque todos somos humanos, todos somos imperfectos y todos llegamos al punto de quiebre en donde dudamos de todo lo que antes creíamos convicción; y el personaje de Garfield no es la excepcion. Su entorno, los hechos que atestigua, las condiciones de vida y el exceso de poder de unos sobre otros tienen su efecto en él nublando su mision y su propia fe.

Así como hiciera en “Taxi Driver”, “Goodfellas” o “El Lobo de  Wall Street”, Scorsese estructura su narración con una voz omnisciente que nos acompaña a través de la trama. Esta es la forma en que el director se siente mas comodo trabajando, y mientras que en cualquier otro caso podría sonar repetitivo, con Scorsese no es así; con mas de 75 años, ha casi que perfeccionado su metodo de contar historias, siendo este acompañamiento, como en todos los ejemplos anteriores, parte vital para comprender no solo el argumento, sino a los personajes, meternos dentro de su cabeza, estar en contacto con sus pensamientos y ser testigos y victimas a la vez.



Otro rasgo característico del cine del nacido en Queens es la violencia en sus imágenes. Volviendo por un segundo a la historia de nuestro taxista preferido, el desenlace de esa película es uno de los mas sangrientos que se puedan imaginar. En esta ocasión la sangre dice presente, pero no tanto como en veces anteriores. Los castigos abundan, y las escenas de tortura tanto fisicas como mentales se convierten en testimonios visuales nada faciles de soportar y que probablemente hieran la sensibilidad de algunos.

Es conmovedor ver como la fe va mas allá de toda represalia, como las personas siguen fieles a sus creencias a pesar de estar entre la vida y la muerte. Es esa devoción lo que Scorsese intenta transmitir con “Silencio”, como a pesar de todo uno debe mantenerse fiel no solo a sus creencias, sino a uno mismo.



                                             
                                                          
SILENCIO TOTAL

No solo es el que deben mantener nuestros protagonistas para sobrevivir, sino que es la forma en la cual vemos la película. A pesar de tener una duracion de 160 minutos, el desarrollo de la acción sucede de forma tan frenetica que cada uno de ellos es imprescendible y disfrutable. Si, es una película larga y se siente así, y si, lo que vemos en pantalla es fuerte y extremo, pero en ningun momento sentimos que el nivel cinematografico disminuya (a no ser por algunos efectos especiales que dejan mucho que desear), ya que la representación artística en la que se convierte la película supera cualquier barrera temporal, transformandose en un gran ejemplo de lo que el cine DEBE ser: 24 imágenes por segundo que nos atrapen de tal forma que incluso despues de casi tres horas frente a la pantalla, nos quedemos pidiendo mas.

Quién sale mas airoso luego de las casi 3 horas de metraje es Andrew Garfield actor, no su personaje. Durante los 160 y pocos minutos que dura este cuento, vemos como un Garfield cercano a la desnutrición y que pareciera no poder empeorar, no hace mas que eso mismo. Las consecuencias físicas tanto como mentales quedan en evidencia a simple vista debido a la pobre alimentación, el estrés por la presión de lograr su cometido y el cansancio psicológico.



Un Garfield que comienza a delirar y ve cosas reflejadas en el agua es quien nos dirige a través de este Japón para nada tolerante; con él sufrimos y con él dudamos, de él aprendemos y gracias a él nos conocemos. Su trabajo en pantalla es simplemente remarcable, y no hace mas que glorificar tambien el de un Adam Driver que, a pesar de cumplir un rol mas secundario, tuvo que someterse al mismo desgaste físico que su compañero. El cine de Scorsese siempre se ha caracterizado no solo por un buen desarrollo de un argumento atrapante, sino tambien por la alta calidad actoral demostrada en pantalla; y esta no es la excepción.

Scorsese conoce el arte de la narración como pocos, y en esta ocasión lo explota como ninguno. El cine es capaz de muchas cosas, desde entretener hasta abrir mentes, cambiar opiniones o al menos, sembrar dudas donde antes había seguridad. “Silencio” es una película técnicamente perfecta desde la hermosa fotografia de Rodrigo Prieto (la mas bella del año junto a la de “La La Land” y “Moonlight”) hasta las locaciones utilizadas para darle forma a la historia; pero es tambien un testamento, es su director expuesto como nunca antes, mostrandonos sus inseguridades y miedos de la misma forma en que nos girta silenciosamente que debemos mantenernos fieles a nosotros mismos hasta el ultimo momento.



“Silencio” es una película que arranca con la vara alta como muchas, pero que logra mantenerse en ese nivel como pocas, y logra concluir con altura como casí ninguna. ¿Es lo mejor que ha hecho Scorsese? Opiniones hay demasiadas. Lo que es seguro es que no ha habido en su carrera un proyecto mas personal que este, y que pocas veces en la historia del cine uno se ha sentido de la misma forma que durante las 2 horas y 40 minutos que dura esta maravilla.



TITULO: Silence
AÑO: 2016
GENERO: Drama – Adaptación
DIRECCION: Martin Scorsese
PROTAGONISTAS: Andrew Garfield – Adam Driver – Liam Neeson


Entrada recomendada

West Side Story (Amor sin Barreras) - 1961

No hay comentarios:

Publicar un comentario